miércoles 20/10/21

Roma ya nós

Tal día como güei, 30 de mayu, morríu en New Haven l’escritor austriacu Hermann Broch. Yera l’anu 1951. Esti autor tuviera qu’afuxir de la sua patria pola persecución de los nazis, pero, anque viviera con muitos problemas, dexóunos una gran obra l.literaria. A mi préstame especialmente un l.libru que guardo con muitu aquel ya que l.leí va bien de tiempu nuna buena versión en castel.lanu: «La muerte de Virgilio». Tien Broch outras obras, pero a mi esta yía la que más me presta.

Cuéntase nesta novela, en cuatro capítulos (augua, l.lume, tierra, aire), cómo fueran las horas caberas del poeta Virxilio, que, enfermu ya chenu de duldas, quier hasta queimar la sua gran obra: «La Eneida». L’autor de «La Eneida» yera un poeta puru, pero la sua l.literatura tuvo muita dimensión política: quier refaer la hestoria de Roma buscando un aniciu sublime na heroica Troya ya no mundu helénicu.

El míticu Eneas entraba asina como personax na visión idealizada de la hestoria de Roma ya alcontrámoslu bien representáu nos monumentos viechos que puen vese agora pola ciudá. Por exemplu, si caminamos al pía del ríu Tíber alcontramos la guapísima «Ara Pacis» (Altar de la Paz), un monumentu de mármol ya rectangular, una de las cousas romanas más guapas. Na parte frontal ya a la dereita apaez Eneas afalagando a los dioses ya con una gocha pal sacrificiu. L’Ara Pacis, feita ente los anos 13 ya 9 a. de C., yía un regalu a Augustu pola sua victoria, poucos anos antias, sobre los astures. Al contemplala, remestúrase la guapura de la blanca conmemoración cono amargor pola derrota ya’l desaniciu de lo que fuera la cultura de los pueblos astures. El mesmu Augustu tuvo que venire en persona pa desfaer aquel.la civilización astur que, si hubiera evolucionáu por sí mesma, sería un mundu distintu. Aquel.la hecatombe nun nos dexóu vere cómo sería agora aquel universu cultural desplegáu non traumáticamente. Pero esto yía un suenu, la realidá hestórica yía la que yía.

Por un l.lau, Roma yía la potencia que desanicióu aquel país primixeniu nuesu, yía l’Imperiu que matóu aquel.la población que tenía una cultura propia ya muitu más evolucionada de lo que se piensa. Roma yía enemiga.

Pero, por outru l.lau, nesa ciudá tou nos recuerda a nós mesmos. Alcuérdome de dir caminando pola ouriel.la del Tíber ya ver el Monte Palatinu, el guapísimu outeiru central de Roma: el Palatinu yía l’aniciu del nome del sitiu onde you nací, Palacios. Outramiente, resulta que las palabras qu’escuitéi de boca de mia madre ya de mia buela yeran, en realidá, «lingua», «l.lingua» de Roma. Reconozo que la hestoria yía complicada.

Roma ya nós
Comentarios