jueves 26/5/22

El suenu, cuando duermes

Muita xente quier renunciar al tiempu de dormire p’aproveitar la vida ya’l conocimientu. Un viechu alcalde del mieu concechu contóume, na sua tabierna de Cuevas del Sil, que l’escritor Fernán Coronas, un sabiu, pasara un día, cuantayá, pol sou pueblu recochendo palabras de la nuesa l.lingua. Perguntóu aquel alcalde que cómo sabía tantu ya contestara’l sabiu:

—Estudio pola nueite, quitando horas al suenu.

Antoine Arnauld, que yera un matemáticu ya filósofu mui importante del sieglu XVII, chegóu a polemizar con Descartes. Pero Arnauld dormía mui poucu ya cuando la xente perguntaba por qué nun descansaba, esta yera la sua réplica:

—¿Descansar? ¡Tenemos tola eternidá pa descansar!

En dalgunos testos clásicos apaez el suenu, l’actu de dormir, como harmanu de la muerte, porque cuando duermes suspendes el placer de la vida. Un reflán l.latinu resume muitu bien esta idea: «Vita vigilia est» (‘La vida yía tar despiertu’).

Cuéntanos Homero na «Ilíada» (cantu XVI) que na Guerra de Troya Patroclo yera un héroe de los aqueos, mientras Sarpedón yéralo de los troyanos. Patroclo mata a Sarpedón, fichu de Zeus, ya entós esti gran dios manda que los dous harmanos ximelgos, el Suenu ya la Muerte, lu l.leven en volandas a la sua casa de Licia, la tierra onde naciera. Cavafis (en «La muerte de Sarpedón») fixo una guapísima evocación d’esti momentu: en ficias de que nun violaran el calabre, Zeus dixo a Apolo que baxara a l.limpialu pa faer desapaecer la sangre ya la tierra del cuerpu. Entós, Apolo perfumóulu con ambrosía ya peinóu los sous deguechos escuros. En terminando, púxolu nun carru d’ouru ya entós el Suenu ya la Muerte, esos harmanos ximelgos, marchanon con él a la sua tierra, a Licia, que miraba al mar onde s’alcuentra la isla de Rodas.

Seguramente nas nuesas tierras antiguas había dalgún ser superior que cuidaba de nós cuando chegaba la muerte, pero los Imperios que cheganon nás tarde desfixenon aquel Olimpu nuesu ya por eso miramos agora con envidia la Fortuna d’aquel.los héroes griegos a los que seres magníficos baxaban a ayudar cuando viaxaban al suenu definitivu.

Esa sería la auténtica fortuna. Qu’un dios viniera al nuesu cuerpu pa quitar la sangre ya la tierra, fayendo que por unos momentos los tendones ya los músculos recuperaran esi bril.lu que namás yía quien a dar l’alma, cuando alita. Que’l dios puxera nesi cuerpu las flores blancas del sabugueiru, la sangre morada de los estal.lones ya la l.luz de la carqueixa. Ya que más tarde, puestos nun carru d’ouru, nos l.levara esi mesmu dios al principiu, ail.lí onde quedanon escondidas las nuesas claves del paraísu.

El suenu, cuando duermes
Comentarios