domingo 28/2/21

El viaxe de los sentimientos

EEl sábadu que vien cúmplense 253 anos de la salida a la l.luz del Viaxe sentimental por Francia ya Italia, de Laurence Sterne. Como outros grandes escritores, Sterne naciera n’Irlanda, anque de familia inglesa. Yía tamién l’autor de Vida ya opiniones de Tristram Shandy, guapísima ya divertida novela, muitu influyente na hestoria de la l.literatura.

Esti xenial escritor padeciera de tuberculosis, contamináu con esa bacteria que pasa pol aire de persona a persona. Yera Sterne, entós, un ‘tísicu’ ya esti mal terminóu cona sua vida en 1778, unos meses más tarde de que’l l.libru Viaxe sentimental viera la l.luz. Faltaban muitos anos pa que chegara la vacuna de Pasteur, en 1921, ya muitos más entovía pa que se fixeran vacunaciones en masa, en pasando la Segunda Guerra Mundial. Las vacunas fáense de rogar.

molin

Lyon fue una de las ciudades por las que discurrió el «Viaje sentimental» de Sterne. DL

En ficias d’ablandar la tisis que lu mataba, Sterne viaxóu al sur, a Francia ya Italia, a sitios onde poder calecer. Frutu del peregrinaxe yía’l Viaxe sentimental. Nesta obra estraordinaria nun atopamos monumentos nin estampas turísticas, sinón un sutil sendeiru a los deseos ya a la pasión, siempres gobernaos por un entendimientu bril.lante ya un humor insuperable. Hai citas a Cervantes, pol que tenía Sterne devoción, anque con esta obra renovóu l’arte d’escribir: nos prosistas más modernizadores del l.linguaxe l.literariu del sieglu XX alcontramos la güelga d’esti autor. Tras una lóxica non l.linial ya que paez caótica, Sterne diznos que las emociones, especialmente las del amor, son complexas ya que nel.las hai un xuegu d’enquivoucos. La insinuación ya l’humor remestúranse cono sabor de la intelixencia. Por exemplu na escena final, por tierras de Lyon, onde nel hotel hai namás un cuartu l.libre ya tien él que negociar con dúas mucheres las condiciones, el pautu pa pasar la nueite xuntos. Una negociación delicada, diz él, ya un testu sublime.

En 1819 la Ilesia condenóu la obra de Sterne poniéndola no «Índiz de L.libros Prohibidos». Desaniciare la l.lectura d’un l.libru yía l.lamentable, pero nun yía una cousa rara. La civilización a veces va reprimiendo, prohibiendo ya queimando l.libros. Nós mesmos, que presumimos de ser tolerantes, prohibimos las ideas ya la l.literatura de tiempos pasaos cuando van contra lo que nos paez a nós «la corrección». O seya, de manera paecida a lo que faía la «Santa Congregación del Índiz», anque agora disimulando un pouquín más. ¿Por quéi? Porque la razón humana nun suel ser tolerante cona sua propia hestoria. Porque’l poder siempres quier metese dafeitu na mente de la xente. Ya, sobremanera, quier controlar los sentimientos.

El viaxe de los sentimientos
Comentarios