martes. 27.09.2022

Eugenio González Núñez

Un Salvador, ¿insalvable?

Nos recibieron los mismos perros flacos de siempre yt sus amos pobres que siguen desbrozando tierra y buscando salud, educación y futuro para sus hijos