miércoles. 05.10.2022

Howard Carter saqueó la tumba de Tutankamón

Una carta inédita revela que el arqueólogo británico llegó a robar varios objetos de la cámara mortuoria del faraón y selló de nuevo el mausoleo antes de comunicar su hallazgo
Sarcófago de Tutankamón, descubierto hace casi 100 años por Howard Carter. EFE
Sarcófago de Tutankamón, descubierto hace casi 100 años por Howard Carter. EFE

El prestigio de Howard Carter, uno de los descubridores de la tumba de Tutankamón, ya estaba en entredicho. Pero se desmorona en este año en el que se cumple —en noviembre— el centenario del hallazgo del tesoro del joven faraón de la XVIII Dinastía en el Valle de los Reyes. Una carta inédita hasta ahora revela que Carter saqueó la tumba antes de que su descubrimiento se comunicara oficialmente. Que la abrió y volvió a sellarla. Se confirman así las sospechas, expresadas por los egipcios ya en 1922, de que su descubridor mintió y se lucró con el legendario y mediático hallazgo arqueológico.

El rumor era también centenario, aunque hasta ahora nadie había aportado pruebas del robo. Pero todo ha cambiado con la difusión de una carta manuscrita en 1934 por Sir Alan Gardiner, prestigioso filólogo británico, académico y miembro del equipo de excavación de Carter, y cuya contribución fue definitiva para descifrar y traducir los jeroglíficos de la tumba del faraón adolescente enterrado cerca de Luxor hace 3.300 años.

La carta revela que Carter entregó a Gardiner un amuleto de los utilizados en las ofrendas mortuorias asegurándole que no procedería de la tumba del faraón. Pero Gardiner mostró el objeto a Rex Engelbach, el entonces director británico del Museo Egipcio de El Cairo, quien constató la semejanza de la pieza con otras halladas en la tumba, todas procedentes del mismo molde.

Engelbach comprendió sin dudar que el amuleto procedía de la cámara mortuoria de Tutankamón y que Carter había mentido a su colega. Un enfadado y defraudado Gardiner escribió a Carter dándole cuenta de las apreciaciones de Engelbach y echándole en cara que le hubiera premiado con un objeto robado. «Lamento profundamente haber sido puesto en una posición tan incómoda. Naturalmente, no le dije a Engelbach que había obtenido el amuleto de ti», se lee en uno de los párrafos de la carta adelantados el pasado fin de semana por el diario The Observer.

Howard Carter saqueó la tumba de Tutankamón
Comentarios