jueves 27.02.2020

la fiesta de los espíritus

DZ17P2F4-15-58-39-1.jpg
DZ17P2F4-15-58-39-1.jpg

Es la siguiente fiesta a celebrar. Pasadas las Navidades, llega el Carnaval, una cita que en León tiene especial relevancia y en la que la tradición representa un papel muy importante. Es la época del año en la que vuelven personajes populares de antaño en varios puntos de la provincia, entre ellos Riaño. A esta montaña regresa el antruido, pero también el zamarrón, el toro, la vieja, el oso, el ciego, el torero, las damas, el herrero, la preñada, la zamarrancas y el caballo. Es la fiesta anual que la comarca celebró hasta la segunda década del siglo XX, un carnaval tradicional que se recuperó en el año 2009..

Se trata de una cita estrechamente relacionada con la vida y el trabajo del agricultor que, a su vez, está vinculado al ritmo de las estaciones, el sol y la luna. El invierno es, desde siempre, la época del año de la oscuridad en la que la tierra queda, aparentemente, muerta. Los días se acortan y la luz mengua hasta la llegada del solsticio de invierno, el 22 de diciembre, que marca un punto de inflexión. A partir de entonces, los días vuelven a crecer y se celebran los ritos que dan la bienvenida a la luz y al resurgir de la tierra. Es aquí donde se sitúa la antruido de la montaña de Riaño.

Su origen está en que, antiguamente, se celebraban ritos con el fin de propiciar las energías vitales de la tierra y la fertilidad de los hombres. La idea era impulsar el ciclo vital y que, tras las tinieblas, volviera la luz y la vida y así de forma cíclica, año tras año. Al mismo tiempo, estos rituales servían también para ahuyentar los malos espíritus, los demonios y las enfermedades.

Una tradición común a muchos pueblos leoneses en los que todavía permanece como una seña de identidad y que cuidan a fin de conservarla.

En Riaño han organizado varias actividades para seguir conmemorándolo. La cita será el 22 de febrero con una excursión al antruido de la montaña en la que se incluye el viaje de ida y vuelta desde León, una visita al museo de Riaño y a la iglesia románica de la localidad. Además, un paseo en barco turístico de una hora de duración y un cocido de Arvejos pondrán la guinda a un recorrido que evoca tradición. La candanga por los bares y el desfile de la mojiganga —que ofrecerá también chocolate con frixuelos a los asistentes—serán otros de los platos fuertes de la jornada.

Es la de Riaño una Fiesta Declarada de Interés Turístico Provincial en la que también se prende una choza, que es una gran fogata que nunca ha dejado de hacerse en Riaño, Liegos y otras localidades de la comarca.

Ya el año pasado se recuperó la figura del zamarrancas u ‘hombre árbol’, así como la máscara del zamarrón de Crémenes. El primero es un personaje que el martes de Carnaval recorría las cantinas con un espino golpeando a la gente y , quien no le invitaba a un vaso de vino, sufría las consecuencias de su palo plagado de pinchos. Inspirado en la naturaleza, estaba cubierto de motivos vegetales y recorría las cantinas allá por los años del siglo XX.

La gastronomía tiene en esta ocasión un papel también importante y son varios los restaurantes de Posada de Valdeón, Riaño y Boca de Huérgano que ofrecen la degustación del ancestral Cocido de Arvejos o Arvejada, el plato típico por excelencia de esta zona de la provincia y que también ha sido rescatado del olvido en los últimos años.

La excursión del día 22 de febrero ha sido organizada por la Asociación Cultural Montaña de Vadinia de Riaño con la colaboración de la Diputación de León. Una iniciativa que tiene como objetivo dar a conocer y vivir el antruido. La salida está prevista a las nueve de la mañana de la plaza de Guzmán para regresar hacia las nueve de la noche. El precio, 36 euros, incluye conocer el Museo Etnográfico de Riaño, una visita a su iglesia románica, un paseo de una hora de duración en barco turístico y la degustación del cocido de Arvejos; además de disfrutar del desfile de la Mogiganga con los personajes del antruido, la quema de la choza y el chocolate con frixuelos.

Una buena oportunidad para conocer bien de cerca una tradición curiosa y ancestral.

la fiesta de los espíritus
Comentarios