domingo 24/1/21

Megan y Harry, los nuevos productores

Expertos en programación cifran en 100 millones de euros anuales el contrato suscrito con Netflix por los duques de Sussex para la realización de proyectos
Los duques de Sussex pretenden poner en marcha programación infantil y temas sociales. FACUNDO ARRIZABALAGA
Los duques de Sussex pretenden poner en marcha programación infantil y temas sociales. FACUNDO ARRIZABALAGA

Los duques de Sussex han creado una productora aún sin nombre y han firmado un contrato de varios años con Netflix para realizar documentales, largometrajes y programas de televisión para niños. Lo hicieron público a través de un comunicado en el que explicaban que «nuestro enfoque estará en la creación de contenido que informe pero que también dé esperanza y, como nuevos padres, hacer una programación familiar inspiradora también es importante para nosotros». Aunque no han querido desvelar el caché del contrato, expertos en programación cifran en 100 millones de euros anuales, además de los derechos de las producciones que vayan elaborando que podrían alcanzar los 250 millones de euros.

Un acuerdo al que solo podía aspirar Netflix, por ser ahora mismo la compañía de entretenimiento más valiosa del mundo con 193 millones de suscriptores. Y es que, al parecer, la pareja estuvo tanteando el mercado y mantuvo conversaciones con Disney y Apple, pero no llegaron a un acuerdo. Aunque Meghan dejó claro que no tenía intención de volver actuar, la pareja podría haber firmado una cláusula por la que aparecerán en los documentales.

Meghan y Harry han adelantado que, además de la programación infantil, quieren arrojar luz sobre las personas y las causas de todo el mundo, planteándose como un contenido informativo pero que transmita esperanza. Esta afirmación le ha supuesto muchas críticas sobre todo a Meghan, de 39 años, a la que las redes sociales comparan con la madre Teresa de Calcuta ya que, aseguran, querrá tener el control creativo de todos los formatos, aunque es probable que Netflix no le complazca todos sus deseos.

También han recibido críticas de muchos británicos que consideran una contradicción haberse alejado de la familia real en busca de privacidad y ahora ponerse a hacer televisión. Otros se sienten aliviados ya que, al tener ingresos, podrán devolver el dinero gastado de las arcas públicas para reformar su casa de Frogmore Cottage.

Megan y Harry, los nuevos productores
Comentarios