domingo 28/2/21

El monte sagrado de León

Llega la ciudad en llano hasta el paredón que hace brillar en oro el sol del mediodía. Debajo, el río que ha erosionado durante miles de años el paisaje creando la belleza de las cárcavas y un sendero de chopos. Por encima, el terreno se aloma cubierto por un pinar y alguna encina, robles, tejos y melojos. Luego, el terreno se hace estepa. Es la Sobarriba.

Hechiza el paisaje. Desde León y desde Las Lomas. La ciudad se mira en esa montaña brillante y extraña. Desde el altozano, brilla la Catedral y las moles de la Cordillera Cantábrica, los Mampodres, el Correcillas, la Valdorria y, si el día es claro, hasta los montes de Babia, Luna y Omaña.

Es el mirador de León. Su monte sagrado. Se lo reparten tres municipios, León, Villaquilambre y Valdefresno, y aunque fue conquistado por Roma, respetado por reyes y nobles, tomado por siervos y ciudadanos, poblados sus senderos ahora por urbanitas a pie, corriendo, trepando sus laderas, cabalgando sobre sus bicis, sometido al estruendo de las motos, acuciando por la basuraleza, fue propiedad de sus primeros dueños, las tribus astures y el misterio.

El monte sagrado de León
Comentarios