martes. 28.06.2022

Castilla y León dispondrá antes de fin de mes de la regulación para poder ordenar la instalación de renovables, para dar certidumbre a las empresas y a los ciudadanos, y con el objetivo de evitar que los parques eólicos y las instalaciones fotovoltaicas afecten a otros intereses de tipo agrícola, medioambientales o patrimoniales, según anunció este pasado miércoles el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

«Esa regulación, en la que estamos trabajando, va a ser muy inmediata e importante», afirmó el consejero encargado de de Medio Ambiente.

El político leonés recordó que la Comunidad tiene 95.000 kilómetros cuadrados y «es de sentido común» que los parques eólicos y fotovoltaicos estén en terrenos donde no haya afectación a otros intereses que hay que proteger, como sucede con los regadíos, en atención a las peticiones de las organizaciones agrarias que vienen demandando que se regule la instalación de fotovoltaicas y eólicas en zonas cultivables.

Contra el gobierno

Una ordenación que, según el consejero, tenía que haber hecho el Gobierno de España, en lugar de «dar puntos de evacuación a través de Red Eléctrica a todos los proyectos sin conocer la ubicación, ni las condiciones, ni cuantos había en una misma zona».

«Es un defecto del Gobierno de España que se ha precipitado y no ha realizado una planificación energética territorial en colaboración con las comunidades autónomas», criticó el consejero que ha defendido la necesidad de dar certidumbre a las empresas y a los ciudadanos.

Por eso, al margen de la acción de protección en cada proyecto que realiza la Junta, que exige una evaluación de impacto ambiental, en las próximas dos semanas estará lista «una regulación completa de dará certidumbre y protección a los intereses paisajísticos y territoriales para que esto esté ordenado», según explicó

Normas claras para evitar excesos con las renovables
Comentarios