jueves. 30.06.2022

Una oportunidad para el osezno de Igüeña

Hallan en estado «crítico» a un ejemplar de un año de edad en un camino de la localidad de Colinas del Campo y ahora se recupera en el centro de Valladolid
                      El osezno recibe los primeros tratamientos veterinarios. DL
El osezno recibe los primeros tratamientos veterinarios. DL

Agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León recogieron ayer un osezno que se encontraba en mal estado en un camino de la localidad leonesa de Colinas del Campo de Martín Moro Toledano, perteneciente al municipio de Igüeña, y lo trasladaron al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid.

Según informó este domingo la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, un vecino del pueblo se percató de la presencia de este osezno, de aproximadamente un año.

Seguidamente avisó a los agentes medioambientales, quienes le recogieron y los trasladaron a Bembibre, donde dos veterinarios de la red de centros de recuperación de animales silvestres de la Junta procedieron a su primera valoración, y posteriormente fue traslado al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid, donde está siendo atendido.

En la primera valoración se observó que el ejemplar de osezno se encontraba en estado de shock, con una deshidratación muy severa y muy baja condición corporal.

Ya en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres, donde se encuentra actualmente, se observó que el osezno se encuentra más atento y comienza a responder a los estímulos, aunque sigue sin tener movilidad en el tercio posterior lo que le impide ponerse de pie.

Se están realizando en estos momentos pruebas complementarias para conocer el alcance de la lesión. El estado del ejemplar continúa siendo crítico con pronóstico reservado.

En la zona donde se ha encontrado este osezno los equipos de campo de la Junta de Castilla y León tenían controlada una osa con tres crías del año, que en días previos habría podido sufrir la pérdida de dos de ellas por ataque de un macho al encontrarnos en plena época de celo.

El último oso herido fue rescatado en el mes de mayo de 2019 en Proeza (Asturias) y soltado en septiembre en en el paraje leonés de Valsemana, de Saba. Los equipos técnicos y veterinarios de la Junta de Castilla y León, del Principado de Asturias y del Gobierno de Cantabria y el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, y el asesoramiento de la Fundación Oso Pardo, consensuaron el traslado de esta osa a la zona leonesa.

Una oportunidad para el osezno de Igüeña
Comentarios