martes. 28.06.2022

No son extraterrestres, son restos de un cohete

La bolas de fuego que cruzaron el cielo nocturno hace dos noches, avistadas en Andalucía, Madrid y Valladolid, corresponden al CZ-2F lanzado por China el 5 de junio
                      Así se vieron las bolas de fuego tras cruzar el cielo de Andalucía. EFE
Así se vieron las bolas de fuego tras cruzar el cielo de Andalucía. EFE

La reentrada en la atmósfera de parte del cohete chino CZ-2F dejó la madrugada del lunes al martes entre las 0.30 y las 0.32 horas, una hilera de bolas de fuego cruzando lentamente el cielo nocturno que pudo ser avistada por numerosas personas en el sur de la península Ibérica, sobre todo en Andalucía, y el norte de África.

La mayoría de los testimonios llegaron desde Sevilla y Málaga, aunque este fenómeno también pudo verse desde lugares más al norte, como Toledo, Madrid e incluso Valladolid, según ha informado el investigador y astrofísico del Instituto de Astrofísica de Andalucía, con sede en Granada, José María Madiedo. El fenómeno se produjo como consecuencia de la reentrada en la atmósfera terrestre de una de las fases (módulo) del cohete Chang Zheng 2F (CZ-2F), que fue lanzado por la Agencia Espacial China (CNSA) el pasado 5 de junio dentro de la misión Shenzhou 14 (Barco Divino 14).

Esta misión tenía como objetivo llevar a tres astronautas al módulo Tianhe, el primer y por el momento único módulo de la estación espacial china Tiangong; y el cohete Chang Zheng 2F fue el encargado de poner en órbita a la nave Shenzhou 14 que transportaba a estos astronautas.

Según Madiedo, la hilera de bolas de fuego observada se produjo cuando el módulo superior del cohete hizo su reentrada en la atmósfera, lo que lo rompió en múltiples fragmentos que se volvieron incandescentes como consecuencia del brusco rozamiento con la atmósfera, de forma que cada uno de esos fragmentos originó una bola de fuego.

El fenómeno fue grabado también por los detectores del proyecto SMART (Instituto de Astrofísica de Andalucía, IAA-CSIC) y ha sido analizado por el investigador principal de este proyecto, el astrofísico José María Madiedo.

La reentrada se produjo sobre el Atlántico, frente a las costas de Marruecos.

Desde allí, los restos del cohete avanzaron en dirección noreste, sobrevolando primero Tetuán (norte de Marruecos) y continuando sobre el Mediterráneo, pasando a tan solo 10 kilómetros de la costa de Almería.

La hilera de bolas de fuego se extinguió sobre el Mediterráneo, sobre un punto situado a aproximadamente unos 100 kilómetros de la costa de Argelia y otros 100 de la costa de Murcia.

No son extraterrestres, son restos de un cohete
Comentarios