sábado. 28.01.2023

Un tigre dientes de sable de 10.000 años

Hallan los restos más completos de uno de los felinos más grandes del planeta, que se extinguió en la última era de la Edad del Hielo, en la ciudad bonaerense de Necochea
Restos del tigre dientes de sable sudamericano hallados en Necochea. MATÍAS TAGLIORETTI
Restos del tigre dientes de sable sudamericano hallados en Necochea. MATÍAS TAGLIORETTI

Los restos de un tigre dientes de sable sudamericano, el felino registrado más grande del planeta, de unos 10.000 años de antigüedad, han sido hallados bastante completos y articulados durante unas obras de construcción de una vivienda en Argentina, según confirmó ayer el equipo de paleontólogos.

Tras el hallazgo del cráneo, el 3 de enero pasado en la localidad bonaerense de Necochea, se ha sumado este miércoles un grupo de siete paleontólogos que ha distinguido el cráneo con los icónicos colmillos —de más de 17 centímetros— y los caninos hipertrofiados (agrandados) y han encontrado dos «manitas» a su lado, articuladas, y la columna vertebral. «Es posible que estemos ante uno de los restos de tigre dientes de sable más completos que se hallan registrado aquí en la zona», en la región pampeana y en la costa de la provincia de Buenos Aires, ha declarado a EFE el responsable de la colección de Paleontología del Museo Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia, Matías Taglioretti.

Los tigres dientes de sable —cuyo nombre científico es «smilodon populator»— son los felinos más grandes del planeta, que lograron desarrollar grandes tamaños porque las presas de las cuales se alimentaban en la última Era de Hielo eran animales gigantescos, pesaban más de una tonelada, agrupados bajo el nombre de megafauna.

Los tigres dientes de sable cazaban de forma solitaria, al acecho, los miembros anteriores eran más robustos que los posteriores, por lo que no eran aptos para largas carreras para perseguir presas, sino que se acercaban y con los dientes de sable atacaban al cuello para asfixiar y dar muerte a las víctimas.

Con la extinción de las grandes presas, se extinguió también este tigre.

Al hallar el lecho de muerte a 1,4 metros de profundidad, cerca de la superficie, Taglioretti ha estimado que se trata de «un individuo bastante moderno», que «podría tener cerca de diez mil años de antigüedad», por lo que, si se puede confirmar, «habría convivido con los primeros pobladores de la región pampeana».

Un tigre dientes de sable de 10.000 años
Comentarios