miércoles 19/1/22

efe

madrid

Durante el último año son muchas las informaciones que aparecen sobre la vitamina C y la importancia que tiene para nuestra piel. Pero, ¿por qué sus propiedades son tan beneficiosas?

El ácido L-ascórbico (AA), comúnmente llamado vitamina C, está considerado como uno de los más potentes agentes antioxidantes del organismo. Es una vitamina esencial que debemos de aportar a nuestro organismo y cuyas propiedades dermatológicas son múltiples.

«El fotoenvejecimiento hace que la piel pierda luminosidad y aparezcan imperfecciones, manchas, o arrugas. La vitamina C es el mejor aliado para combatir los radicales libres, recuperar esa luz natural de la piel, unificar su tono y devolverle vitalidad», afirma el Doctor Gabriel Serrano, dermatólogo y presidente de Laboratorios Sesderma.

Antioxidante

De esta forma, gracias a su triple efecto antioxidante, antiarrugas y unificador del tono, es un gran potenciador de luz para piel: «El poder antioxidante de este activo combate frente al daño y el envejecimiento prematuro por exposición al sol, contaminación o estrés. Gracias a su efecto antiarrugas, incrementa la síntesis de colágeno y elastina para lograr una piel más firma y elástica. Y, por último, su uso continuado unifica el tono y devuelve a la piel su vitalidad y luz natural», explica el Doctor Serrano.

Según los últimos datos de Sesderma, la vitamina C es una fuente de vitalidad e hidratación diaria que incrementa la luminosidad y unifica el tono de la piel.

La vitamina C, un imprescindible de belleza y cuidado de la piel
Comentarios