jueves. 01.12.2022
Coletazos de la pandemia en el mundo

Alarma en Pekín por fuerte rebrote en un mercado

Medio centenar de contagios por Covid-19 provocan el cierre de las instalaciones y el confinamiento de varios bloques de viviendas.
Cargan carne en Beijing (China) en el distrito cerrado por nuevos casos.

Las autoridades de Pekín decidieron cerrar a cal y canto, a las tres de la madrugada de hoy, el gigantesco mercado de abastos de Xinfadi. Se trata del principal centro mayorista de alimentos de la capital china, que cubre una superficie de 112 hectáreas y surte en torno al 90% de la fruta y la verdura que se consume enla ciudad.

El porqué de esta medida hay que buscarlo en los tres casos de coronavirus detectados en la megalópolis desde el pasado jueves: dos de los infectados tienen relación con Xinfadi, donde diferentes fuentes aseguran que trabajan como inspectores. No se quiere correr ningún riesgo, así que las autoridades han puesto en marcha un importante dispositivo de Fuerzas de Seguridad para certificar que el cierre es total y han iniciado una operación para realizar test a las 10.000 personas que trabajan en sus instalaciones.

Hasta ayer, según el Diario del Pueblo, 45 de las 517 pruebas realizadas habían dado positivo, y la mayoría de ellas correspondían a asintomáticos. Un grupo de expertos también se ha desplazado hasta el lugar para tratar de rastrear el origen del rebrote, que, según el diario ‘Global Times’, podría estar en la tabla de cortar utilizada por un puesto especializado en salmón importado. Por precaución, cadenas de supermercados como Carrefour han retirado ese pescado de sus establecimientos y algunos restaurantes de la ciudad ya no ofrecían hoy este plato en su menú.

Dentro de la labor de rastreo, voluntarios iban de puerta en puerta hoy por la mañana en varios distritos de Pekín, preguntando a los residentes si habían acudido recientemente al mercado de Xinfadi. Las autoridades han anunciado test a gran escala, para cualquier persona que haya estado en estrecho contacto con estas instalaciones desde el pasado 30 de mayo.

Once comunidades de viviendas cercanas al foco de este nuevo brote han sido aisladas en cuarentena y otros cinco mercados de la ciudad, especializados en carne y pescado, han bajado la persiana. La medida preocupa porque podría provocar cierto desabastecimiento de alimentos, pero el Gobierno aseguró que ya se están tomando medidas para asegurar que no haya escasez de los productos esenciales, incluso si el temor de la población provoca una ola de compras compulsivas. Según el responsable de Xinfadi, Zhang Yuxi, los mercados serán desinfectados para garantizar la higiene, y su reapertura dependerá de los resultados de los test. El asunto trasciende el sector alimentario. Pekín rompió el jueves con la larga racha de 55 días sin detectar transmisión local.

Alarma en Pekín por fuerte rebrote en un mercado
Comentarios