martes 19/10/21
La vida en un tráiler

El aplauso olvidado a los transportistas

Los camioneros logran que les permitan acceso a duchas y café en áreas de servicio
André Luiz prepara su comida tras iniciar viaje en La Coruña. MARCIANO PÉREZ

Ahora, más que nunca, España va sobre ruedas. Sobre doce y cinco ejes, en la disposición articulada más habitual de las que transita en la ruta. Toda la posibilidad de subsistencia del país, a lomos de un camión. Y el colectivo que lo lleva no pide más que un acceso a la ducha, un reposo tranquilo, un café. Poco parece a cambio de lo que aportan, en el único resorte que mueve la logística y la economía; demasiado, si se tiene en cuenta la severidad de las medidas de combate contra el coronavirus, con las zonas de servicio condenadas a bajar la trapa. El Gobierno escuchó la súplica del sector, de las voces diseminadas por la geografía que el pasado fin de semana se encontraron con las puertas de las áreas de descanso cerradas a cal y canto. Por orden del estado de alerta.

El transporte por carretera llevaba tres días aislado en los viales por el estado de alarma

André Luiz aculó ayer a mediodía el trailer en una de las áreas de descanso que jalonan la A-231, una de las vías con más tráfico pesado en León, en la zona de Palanquinos. «Aquí suelo hacer el primer descanso; siempre estaba lleno de camiones», relata mientras se lava las manos en ese depósito auxiliar que está apegado a la carrocería de la caja. André transporta leche, desde La Coruña a una plataforma logística que tiene en Montcada (Barcelona) una cadena alemana de supermercados. Ahí emerge el héroe; uno de tantos miles que repasan la península al margen del límite de la resistencia al volante para evitar que colapse el sistema, con ello, el pánico del desabastecimiento.

La orden del Gobierno reabre las puertas de aseos y duchas para los transportistas

«Cómo no se va a agradecer un espacio para el aseo, tomar un café, descansar tranquilo fuera de la cabina del camión», repite al hilo del deseo que la aplicación del estado de alarma impide a sus compañeros al volante. Luego, confiesa el temor que le produce la situación, el riesgo de ser ese marinero de tierra adentro, con tanto puerto por abordar. «No sé, a veces, vas a descargar y piensas si todas las medidas serán suficientes para evitar un contagio». Con la mitad de los cuarenta y cinco minutos de la parada consumidos en describir la inquietud del transportista, con ochocientos kilómetros por delante hasta llegar a destino, André pone rumbo a la fiambrera, y a un frigo tuneado en la cabina. A esa hora, el Gobierno ha dictado ya una orden ministerial que obliga a gasolineras y áreas de descanso a dar aseo, ducha, café a los camioneros. Lo celebra el presidente de Upa Trans Bierzo y León, José Carlos López Jato, que retorna de Navarra con carga hasta El Bierzo. «Es que hasta ayer teníamos que repostar nosotros; ya hemos habilitado en la página web una lista de sitios en los que se permite la ducha y el café para los camioneros», informa al sector. La orden habla también de facilitar el catering, «pero eso es más complicado», reconoce.


Palanquinos es uno de los lugares más utilizados para el descanso. MARCIANO PÉREZ

López Jato aborda una de las cuestiones que se han flexibilizado con el estado de alarma. El tiempo que afeita el tacógrafo, «que amplia las tiempos de conducción diaria, pero afecta de otra forma a los descansos semanales y bisemanales». El corsé diario de 9 horas, con dos días de diez, que ya es general, y primero se dispuso sólo para circulación en zonas donde era alta la presencia del virus.

Todo lo que ha pasado desde el estado de alerta hubiera sido peor sin los camioneros.

Son más de 3.000

 Por orden del Gobierno. Una orden ministerial obliga desde ayer a las áreas de descanso a permitir el acceso de transportistas a aseos y duchas, además de café.

 Reivindicación. Los transportistas reclamaban desde hace tres días una excepción en las medidas del estado de alarma, necesaria para mejorar el trabajo de este sector económico.

 Relevancia. En León hay más de mil cien empresas dedicadas al transporte en ruta; se estima que más de tres mil, trabajadores, además de los que se dedican al área minorista.

El aplauso olvidado a los transportistas