viernes. 27.01.2023
Las grandes nevadas sólo afectaron al noroeste de la comarca, donde ya están acostumbrados a esta estampa. Así, una veintena de pueblos de los municipios de Candín y Balboa quedaron prácticamente incomunicados, aunque era posible su acceso con todoterreno. En Pereda de Ancares, una de las cuatro localidades aisladas en Candín, la Guardia Civil tuvo que evacuar a una mujer que se encontró indispuesta ante la imposibilidad de que la ambulancia pudiera llegar. El Nissan Patrol de la Benemérita hizo las veces y trasladó a la mujer junto a los médicos. Además de Pereda, los otros pueblos incomunicados en este municipio fueron Tejedo de Ancares y los míticos Balouta y Suárbol -sólo accesibles desde la provincia de Lugo al estar el puerto de Ancares cerrado- que llegaron a alcanzar el medio metro de nieve, en un año atípico para ellos por la escasez de estas precipitaciones. El otro gran afectado por la nieve fue el municipio de Balboa, con 16 de sus pueblos aislados. El alcalde, José Manuel Gutiérrez Monteserín, informó de que a última hora de la tarde todavía no habían pasado por este municipio las máquinas quitanieves de la Diputación de León. En estos pueblos aseguran que lo peor no es la nieve sino las heladas y las placas de hielo que a hacen arriesgado no sólo circular por la carretera sino también andar por las propias calles. Mientras tanto, en la capital la nieve llegó sin la magnitud con la que llevaba días esperándose. Los mayores problemas se registraron en la subida al Manzanal, donde a las 10.00 horas la Guardia Civil interrumpía a la altura de Bembibre el paso a los vehículos pesados.

Candín y Balboa, referencias en el Bierzo
Comentarios