lunes 01.06.2020
¿hay burbuja en el funcionariado?Situación actual y previsiones

León tiene en nómina una colosal plantilla de 31.447 funcionarios y empleados públicos

Uno de cada seis trabajadores leoneses cobra del Estado, la Junta, la Diputación o algún ayuntamiento

León, feudo de funcionarios. Uno de cada seis trabajadores de León es personal al servicio de las administraciones públicas. No hay otra empresa mayor en la provincia. El gigantesco aparato burocrático que se ha creado en las administraciones públicas y en las instituciones o entidades empresariales que dependen de éstas ha crecido y crecido durante el último decenio hasta el punto de que hoy, de media, uno de cada cuatro euros manejados por las administraciones se destina a abonar la multimillonaria factura de las nóminas; eso en el mejor de los casos, porque importantes ayuntamientos de León destinarán este año uno de cada tres euros de su presupuesto a mantener la plantilla.

En la provincia leonesa hay 31.447 ciudadanos que viven de las administraciones. Aunque lo correcto sería decir trabajan para, puesto que realmente son 172.842 leoneses -”uno de cada tres-” los que perciben algún tipo de retribución estatal, si se cuenta a los 141.395 pensionistas. Entre esos más de 30.000 efectivos en situación administrativa de servicio activo no se incluyen los altos cargos. Sí están todos los funcionarios que dependen de la Administración General del Estado, los de la Junta de Castilla y León, los de los ayuntamientos y la Diputación Provincial de León y los que están empleados en la Universidad, según consta en el registro central de datos al que cada institución envía ocasionalmente la estadística de sus efectivos, dependiente del Ministerio de Política Territorial.

La que más. La Junta sostiene en León una colosal plantilla de 14.353 personas, entre las que no se cuentan quienes trabajan en las entidades públicas empresariales. El funcionariado que trabaja para alguna de las doce consejerías del Gobierno de Juan Vicente Herrera alcanza las 2.508 personas, mientras que el personal de competencias transferidas en los últimos años, como Sanidad y Educación, emplean a 6.109 y 5.736 trabajadores, respectivamente.

Sigue en importancia la Administración Pública Estatal. Para ella trabajan 8.697 ciudadanos. De ellos, 2.064 son plantilla de las diferentes delegaciones de los ministerios que hay en León, mayoritariamente funcionarios de carrera, y de organismos públicos como la Agencia Estatal de Adminstración Tributaria o la Entidad Pública Empresarial Loterías y Apuestas del Estado. Las agencias que dependen del Estado como la de meteorología emplean a sólo 48 personas. La siguiente nómima más numerosa que soportan las arcas estatales es la de las Fuerzas Armadas: en la provincia 2.998 ocupados son militares o están contratados por el Ministerio de Defensa. En estos datos sólo se incluyen los cuadros no permanentes, por lo que no entran los efectivos de la reserva ni los mutilados. Además, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado emplean a 1.844 policías nacionales, guardias civiles y otro tipo de personal, menos los funcionarios en prácticas o los efectivos en formación. Los entes públicos como Adif, Feve o Aena dan trabajo a 1.029 personas, mientras que la Administración de Justicia emplea a 714 trabajadores.

Funcionario, funcionaria. Resulta especialmente llamativo que sólo la Universidad y las administraciones locales mantengan una equiparación respecto al número de hombres y mujeres contratados, mientras que el desfase es notorio en las plantilla que dependen tanto del Estado como de la Junta. Dos de cada tres funcionarios del Estado son hombres, mientras que las funcionarias doblan el número de funcionarios en la Delegación de la Junta.

Los datos absolutos son determinantes: 31.447 trabajadores con nómina pública. Pero, ¿son muchos o pocos? La Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), en el informe Empleo público y control de la fiscalidad , defiende que en territorios como Castilla y León será necesario replantear las plantillas dependientes de las administraciones y la remuneración de los asalariados para sanear cuentas. En un decenio, el empleo público ha crecido un 27%, razón por la que cualquier estrategia puede suponen impactos poco deseables en lugares donde tiene un mayor peso, caso de la región leonesa. Este territorio es uno de los que tiene la tasa más alta de funcionarios en relación al número de ciudadanos ocupados (181.587): 173 de cada mil trabajadores cobran de alguna administración.

Al nivel de las primeras. Aunque las cifras no son comparables con datos autonómicos, como referencia hay que recordar que regiones como Extremadura, que está en cabeza, tienen 243 empleados públicos por cada mil ocupados y, Castilla-La Mancha, segunda en orden, supera sensiblemente a León con 174 funcionarios por cada mil ocupados.

Los datos de la provincia se mantienen en la media si se compara el número de funcionarios con la población total (499.023). Hay 63 trabajadores del sector público por cada mil leoneses, cuando la media nacional se sitúa en 64. En este ámbito, Extremadura, Aragón y Madrid son los territorios con más empleados públicos por habitante. De cada mil personas que viven en Extremadura, 90 trabajan en las administraciones públicas.

Del mismo modo, la provincia se mantiene en la media de otros territorios del país cuando se compara la presencia del funcionariado en relación a la población activa, es decir, aquella que trabaja o busca empleo (212.334). Hay 149 funcionarios por cada mil activos, muy lejos de los 206 que mantiene Extremadrua o los 264 y 370 de Ceuta y Melilla, respectivamente.

León tiene en nómina una colosal plantilla de 31.447 funcionarios y empleados públicos