miércoles 27/1/21

Técnicamente es imposible acabar la obra antes de 2015

Como mínimo, los plazos técnicos de contratación y ejecución de obra tardarán dos años y medio en ser tramitados y cumplidos, siempre que los trabajos que se acometen para sellar los túneles y estabilizar el terreno de los deslizamientos no se compliquen otra vez. Aunque las filtraciones son físicamente imposibles de resolver y se ha descartado la impermeabilización, el nivel de agua que se está emitiendo desde los acuíferos de la vertiente leonesa se ha reducido sustancialmente en los últimos años.

En la vertiente leonesa, los trabajos están siendo desarrollados por la Unión Temporal de Empresas formada por Constructora San José y Peninsular de Contratas, propiedad de Victorino Alonso, cuyo contrato para impermeabilizar y canalizar el agua que vierten los acuíferos de León hacia Asturias fue sellado en el 2011 por 83,5 millones de euros de presupuesto. En la vertiente opuesta trabajan Acciona y FCC, cuya contratación fue adjudicada por 148,83 millones.

A principios de año, el Ministerio de Fomento anunciaba que las obras de impermeabilización y canalización se encontraban en torno al 40% de su ejecución total con la expectativa de terminar este año, pero el nuevo plazo se ha extendido hasta el próximo verano. Con todo, siguiendo los plazos legales de cualquier contratación en el sector público, acabar la Variante de Pajares no será técnicamente posible hasta el año 2015, y si no existen problemas añadidos.

De liberarse inmediatamente las licitaciones, el montaje de las vías podría ser contratado en el plazo de medio año. A partir de este momento, tendrá que pasar otro año y medio o dos años para que se ejecute. Tres meses los absorbería el montaje del primer tramo, a lo que habrá que añadir otro medio año para la recepción de suministros como vías, planchas de hormigón, traviesas, balasto, etcétera. El montaje de los túneles se realizará a continuación y, finalmente, se desarrollaría la electrificación y el sistema de seguridad, una de las partes más complejas a juzgar por la experiencia de los túneles de Guadarrama.
De cumplirse los plazos ordinarios, la Variante de Pajares estaría terminada para su uso comercial en primavera del 2015, coincidiendo con un previsible proceso electoral.

Técnicamente es imposible acabar la obra antes de 2015
Comentarios