lunes 06.07.2020
Javier Vega Corrales | Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de León

«Trabajadores y empresas no son contrarios, unos sin otras no existen»

Vega advierte de que habrá pérdida de comercios locales, «un sector ya muy debilitado».
Vega advierte de que habrá pérdida de comercios locales, «un sector ya muy debilitado».

Desde la máxima de que las medidas sanitarias son lo prioritario, Javier Vega advierte de que las consecuencias para la economía del parón productivo serán «tremendas». El presidente de la Cámara de Comercio e Industria reclama que se escuche a los distintos sectores antes de adoptar medidas que van a condicionar su futuro; y rechaza que las propuestas de protección quieran enfrentar a trabajadores y empresas, cuando «la solución tiene que ser conjunta, no hay empresas sin trabajadores, pero tampoco al revés». Considera también que la crisis del coronavirus ha cambiado las prioridades, por ejemplo en los objetivos de la Mesa por León. «Ahora primero hay que salvar a los sectores, luego atender a los territorios».

—Están siendo muy críticos con las medidas adoptadas por el Gobierno central, ¿consideran que hay otra forma de hacer frente a la pandemia sin dañar tanto a la economía?

—La crisis sanitaria está por encima de todo, es lo importante y no me corresponde esa valoración. Pero es cierto que una cierta planificación y consultar a los representantes sectoriales y territoriales hubiera aportado más a las decisiones tomadas, nos estamos jugando el futuro.

—¿Cuáles son las propuestas que han hecho llegar al Gobierno desde las cámaras?

—Medidas de protección sobre todo para autónomos y pymes, la condonación de deudas a los autónomos, sobre todo comercio y hostelería, mientras no puedan ejercer la actividad. Las líneas de crédito son bienvenidas, pero no todos los autónomos pueden endeudarse. Es urgente un período de carencia en el pago de impuestos, y reducir al máximo la carga impostiva. Por supuesto, liquidez sin trabas burocráticas.

«Sin dudar de la buena fe, da la impresión de que algunas medidas sí se han adoptado tarde»

—¿Era necesaria la ampliación del cese de actividades para frenar los contagios?

—Estoy seguro de que las medidas están asesoradas por las autoridades sanitarias, pero debían tener una valoración previa de los afectados y de cómo pueden repercutir en su futuro. Habría que analizar sector por sector para proceder al paro total de la actividad.

—¿Creen que se ha actuado tarde en tomar medidas para evitar la crisis sanitaria?

—Estamos seguros de la buena voluntad y la mejor disposición de todas las autoridades para tomar decisiones, pero a la vista de los resultados da la impresión de que en algunas medidas sí, o cuando menos con una cierta descoordinación.

—La Junta habla ahora de reorientar empresas a la producción de material sanitario para el autoabastecimiento, ¿es factible? ¿Podría haberse hecho antes?

—En este tema sí ha habido interlocución con la Junta, incluso se ha trasladado al Gobierno. Antes del día 19 entregamos una lista de empresas textiles de la provincia, muchas de ellas, y de la Comunidad, están en disposición de producir material sanitario y otros bienes. Las empresas están siendo muy solidarias.

—Aunque el escenario es de incertidumbre, ¿qué consecuencias cree que va a tener la paralización de la actividad para la economía leonesa?

«Las empresas, pequeñas y grandes, no tienen ingresos, y no pueden afrontar sus gastos»

—La pandemia nos va a cambiar como sociedad y como economía, y el esfuerzo necesario para recuperar el ritmo normal de la empresas va a ser duro y costoso. Habrá pérdida de comercios, un sector que ya estaba muy debilitado; y tendremos que hacer un gran esfuerzo para recuperar el turismo, que en los últimos años ha sido un pequeño balón de oxígemo para la provincia. Pero no es un problema territorial, es global.

—¿Las medidas de apoyo adoptadas son suficientes para evitar un daño irreparable a las empresas?

—No, ahora las empresas, desde los autónomos a las grandes, no tienen ingresos, y así no pueden afrontar sus gastos y sus pagos. Se necesita más protección y ayuda, moratorias, reducción de impuestos,... Y obligar al empresario a pagar el cien por cien del permiso retribuible recuperable no ayuda en absoluto.

—¿Qué peculiaridades tiene el tejido empresarial leonés que considera que deberían ser más tenidas en cuenta?

—En una provincia tan debilitada económicamente el turismo de interior es muy importante, ahora más que nunca hay que aprovechar los recursos naturales y autóctonos. Seguir potenciando el polo tecnológico y biotecnológico. Y poner en valor una industria que ha sido pionera en exportaciones. Sin olvidar que muchas familias viven del comercio, la hostelería y pequeños negocios.

—Como sector esencial, a parte de lo relacionado con la alimentación, se considera sobre todo la industria. En una provincia con poca estructura industrial, ¿afectan de manera especial estas decisiones?

—Es el momento de implicarse al máximo, hasta el último esfuerzo, con la industria que tenemos. Insisto en que es la hora de sumar, desde la gran empresa hasta el pequeño autónomo.

—Autónomos y micropymes ¿van a tener especiales dificultades para retomar el pulso de la actividad?

—El pequeño comercio y la hostelería van a ser los sectores más afectados, sin ninguna duda, son los que necesitan medidas más ágiles de de fácil tramitación, es lo que permitirá su supervivencia.

—¿Cómo va a afectar el miedo posterior al consumo?

—Si en circunstancias de menor importancia, provocadas por otras crisis económicas, se ha resentido el consumo, ahora vamos a vernos afectados sin duda ninguna por el temor no tanto al consumo, sino a la concentración de personas. Desde la Cámara propiciaremos la vuelta a un consumo sensato y responsable lo más pronto que se pueda, intentando convertir el miedo de hoy en respeto responsable.

—¿Cómo valora la decisión de poner dificultades a los despidos?

—A los empresarios nos obligan al cierre total de la actividad pero previamente nos aplican un decreto que prohíbe el despido. Nos ponen a una gran parte de las empresas al límite. Las decisiones tomadas, de no revisarse consecuentemente, van a traer como ya hemos dicho desde la Cámara y las organizaciones empresariales más cierres, más desempleo y menos futuro para todos.

—¿Era necesario parar la construcción?

—Me remito otra vez al principio, no debemos entrar en si era necesario o no, pero se podía haber realizado de otra manera.

—El gasto para afrontar la crisis sanitaria, empresarial y laboral, ¿va a ser un lastre para desarrollar proyectos como los que estaba reclamando la Mesa por León?

—El escenario ha cambiado y las necesidades también. Lo que necesitamos es un plan país que pueda paliar las necesidades de cada territorio en igualdad de condiciones. El lastre es el propio coronavirus, lo que deberemos hacer y pedir al gobierno es que escuche a los empresarios, que nos permita ayudar en la toma de decisiones y que sectorialmente se apliquen las soluciones necesarias a cada sector.

—¿Ve factible recuperar el trabajo perdido durante estos días de confinamiento, y las medidas como recuperar los permisos retribuidos?

—Hablamos continuamente de esfuerzo, compromiso y solidaridad, y esa es la receta que vamos a tener que emplear, no hay otra. Tendremos que encontrar la formula, entre empresa y trabajador, para recuperar el empleo. Y tenemos que hacerlo juntos porque sin empresa no hay trabajadores, y sin trabajadores no hay empresa.

—¿Qué papel tiene que jugar ahora la Cámara de Comercio, y qué está haciendo para ayudar a los empresarios en la crisis?

—Estamos atendiendo diariamente las consultas y prestando nuestro asesoramiento a los autónomos y pymes de la provincia, tanto el equipo en León como la delegación de Ponferrada. Hemos lanzado una microencuesta que nos ayudará a conocer las necesidades reales para adelantarnos todo lo posible al futuro próximo. Y estamos al servicio no sólo de las empresas, sino de todos los leoneses. Además las administraciones tienen en nosotros un aliado para salir de esta terrible circunstancia y afrontar el futuro. Este es el momento de escuchar, y estamos a disposición de todos ellos.

«Trabajadores y empresas no son contrarios, unos sin otras no existen»