domingo. 29.01.2023

El Bierzo fue en 2022 la zona que más seísmos registró de la provincia

Ninguno pasó de 3 grados También los hubo en zonas tan dispares como Riaño o la Cabrera
                      DL15P13F2-17-45-58-5.jpg
Imagen de archivo de Candín, donde se registró el primero del año pasado en el Bierzo. DL

La comarca del Bierzo sigue acaparando el mayor número de seismos detectados en el año 2022 en la provincia de León, confirmando así la serie histórica contabilizada por el Instituto Geográfico Nacional.

De los 14 pequeños terremotos —sólo uno, en San Emiliano (Babia), registrado el 20 de mayo, alcanzó los 3,1 de magnitud—, seis fueron detectados en el Bierzo por la Subdirección de Vigilancia, Alerta y Estudios Geofísicos, el 42,8% del total.

La comarca berciana es una de las zonas ‘habituales’ de estos registros, aunque no al nivel de algunas localidades de Galicia como Triacastela o Sarria, donde se producen con frecuencia y con mayor intensidad.

En el Bierzo, el de mayor intensidad el año pasado tuvo lugar el 29 de marzo en Priaranza (2,5) y el de menor, en Torre, el 27 de diciembre. Ahora los terremotos se miden en una nueva escala, con datos similares a la antigua Richter.

Al dato
Sólo Encinedo, en la Cabrera, registró dos en un año; el mayor fue en San Emiliano, con 3,1

Hace dos años, en 2021, la actividad sísmica en el Bierzo llevó a un grupo de investigadores de las Universidades de León, la Complutense y la Rey Juan Carlos a realizar un estudio sobre las posibles causas, que fue publicado en la la revista americana ‘Tectonics’. Analizó tanto el origen de la sismicidad en el Bierzo como la posibilidad de que puedan producirse nuevos terremotos de cierta magnitud, como el que tuvo lugar en Molinaseca en el año 2006. También permitió explicar el proceso de formación de yacimientos minerales de metales estratégicos como el oro, el wolframio y el estaño.

Y es que uno de los aspectos más controvertidos sobre la sismicidad en la península ibérica es por qué se producen terremotos en el noroeste, una zona que está alejada cientos de kilómetros del límite de placas activo. Aunque la gran mayoría son de escasa entidad, sus profundidades varían desde la superficie a grandes profundidades, como el de Vega de Espinareda de 1981, que tuvo su hipocentro a 27 kilómetros de profundidad.

Entre las causas, en el caso de la comarca, estaría el incremento de la resistencia de la corteza en zonas donde alcanza mayores espesores, además de otros factores como el aumento de la presión de poros producida por los fluidos que circulan por el interior terrestre, y los elevados gradientes térmicos que se producen a cierta profundidad.

Los terremotos han afectado en 2022 a zonas muy distantes de la comarca, y no sólo al Bierzo Oeste, que suele ser la zona más sísmica. Casi se podía hacer un mapa uniendo todos los epicentros. Candín (2,3), Vega de Espinareda (2,4), Priaranza (2,5), Toral de los Vados (2), Cubillos (2) y Torre del Bierzo (1,5).

En el resto de la provincia, la localización de los seísmos ha sido dispar. La zona, después del Bierzo, más afectada, fue la Cabrera, con dos en Encinedo (1,7 y 1,8) y uno en Castrocontrigo (1,8). En Babia hubo uno en San Emiliano (3,1); en la Maragatería se registró uno en Santa Colomba de Somoza (1,8); en la Montaña Central dos, en Villamanín (2,8) y Vegacervera (1,9); y uno en la Montaña Oriental, en Riaño (1,8).

Como curiosidad, las fracturas de todo el noroeste actúan como válvulas que bombean los fluidos calientes hacia zonas someras de la corteza, donde precipitan estos elementos.

«El origen del oro de La Médulas, —explicó en su día el profesor de la Ule Javier Fernández-Lozano, uno de los autores del estudio sobre el Bierzo— junto con otros elementos como el cobre, la plata, el estaño y el wolframio, se localiza en los depósitos hidrotermales donde los fluidos acuosos calientes han desempeñado un papel clave».

Sin embargo, no todos los procesos de este tipo forman yacimientos minerales importantes. En ocasiones, como en muchas regiones de Galicia, Zamora y Salamanca, estas aguas calientes dan lugar a termas naturales y balnearios.

Por tanto, para que se desarrollen, debe existir una fuente generadora de fluidos capaz de mantener disueltos los metales y minerales, además de un mecanismo que facilite su circulación, aclaran los expertos.

El Bierzo fue en 2022 la zona que más seísmos registró de la provincia
Comentarios