miércoles 22/9/21
Pobreza extrema en Ponferrada

Cáritas busca una solución al caso del hombre del árbol

La entidad benéfica cristiana asiste a muchas familias y personas necesitadas, pero desconocía la situación de Francisco Javier Carballo
Francisco Javier Carballo, ayer domingo a primera hora en una zona verde del centro de Ponferrada. M.F.

Primera reacción y búsqueda de solución tras lo publicado ayer domingo por este periódico: La historia de un hombre necesitado de 61 años, que lleva tres viviendo en la miseria, a la intemperie, debajo de un árbol en pleno centro de Ponferrada, en un espacio verde situado entre una gasolinera y la estación de autobuses.

Cáritas, la entidad benéfica diocesana cristiana, se ha puesto ya manos a la obra para encontrar una solución, que saque al berciano de Paradela de Muces, Francisco Javier Carballo Macías, de su situación de penurias y miseria. Desde esta entidad que lleva la Iglesia desconocían la situación personal de esta persona. Y en especial, del hecho de que es de los que viven en la calle y sí quiere ser atendido, dado que, suele suceder que en Cáritas trabajan con casos en los que las personas necesitadas que viven al raso no quieren dejarse ayudar y prefieren llevar esa vida.

Por eso, se han mostrado sorprendidos y desconocían el caso de necesidad de este hombre que ha permanecido mucho tiempo con estos problemas (toda la pandemia en soledad y con penurias, hasta el punto de confesar haber pasado hambre).

«Necesito ayuda; creo que no aguantaría un invierno más con fríos y humedades debajo de este árbol»
FRANCISCO JAVIER CARBALLO

Ayer, esta persona volvía a contar a este diario que sí quiere que le ayuden y está dispuesto a dejar la calle, vivir aseado y, especialmente, ser atendido ante la necesidad de control de su medicación por sus problemas de salud.

Solidaridad de calle

Además de Cáritas, que ya está gestionando una solución, al árbol donde vive Francisco Javier acudieron ayer domingo varias personas anónimas, tras leer en este periódico su situación y necesidad de ayuda social. Cuenta el afectado que, dos jubilados se brindaron a ayudarle con comida y se mostraron especialmente sorprendidos por su caso, el de una persona que vive bajo las ramas de un árbol, después de que la vida lo llevase a tocar fondo por la confluencia de muchos problemas y ahora, al verse enfermo, solicita ayuda.

Cáritas busca una solución al caso del hombre del árbol