domingo. 14.08.2022

La cena templaria en el río evidencia la división festiva

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Ponferrada desata la celebración de cenas paralelas tras sacar del castillo el evento gastronómico
                      El cambio de lugar de la cena a esta carpa no gustó a muchos. A.F.B.
El cambio de lugar de la cena a esta carpa no gustó a muchos. A.F.B.

Sacar la tradicional cena templaria del castillo de Ponferrada no ha gustado a muchos. Retirarla del interior de los muros de la fortaleza y asentarla en una carpa de feria a la orilla del río Sil evidenció ayer noche el descontento contenido y malestar diplomático para no hacer daño a un evento consolidado en la ciudad, como es la Noche Templaria.

La evidencia de ese descontento de perfil bajo con el Ayuntamiento que dirige el alcalde Olegario Ramón la plasmó la principal asociación relacionada con este evento de décadas: la Asociación de Amigos de la Noche Templaria. Esta entidad que preside Simón Pérez, como prior, cuenta con unos 650 socios y su junta directiva —dejando absoluta libertad al resto de asociados— decidía no acudir a la cena templaria de la pasada noche. Se reafirmaron en lo ya comunicado hace días, que están en contra de que se sacara del interior del castillo la cena y se llevase a la orilla del Sil. Pero eso sí, sin querer entrar en polémicas, optaron por celebrar su propia cena en restaurantes de Ponferrada.

Así, 190 comensales decidieron no estar en la Cena Templaria que organiza el Ayuntamiento de Ponferrada al precio de 37 euros por comensal, y disfrutar de la noche en un restaurante próximo. Lo mismo hicieron otras 75 personas que cenaron en otro restaurante del casco antiguo, frente al castillo.

Este periódico tuvo conocimiento de personas que quisieron también darse de baja de la reserva que tenían para la cena templaria junto al río Sil, pero finalmente no pudieron recuperar su dinero y siguieron adelante con el evento.

La Asociación de Amigos de la Noche Templaria participa en todos los eventos de estas jornadas festivas, arraigadas ya en la ciudad. Pero, eso sí, la junta directiva ha optado por una «cena paralela» al disentir de los postulados de cambio organizativo promovido por el Ayuntamiento.

Desde el equipo de gobierno de Ponferrada se argumenta que organizar en el castillo la cena costaría más, saldría más cara y por eso, consideran apropiado sacar este evento de las noches templarias fuera de lo que fue su origen, que no es otro que el castillo de la ciudad.

La cena templaria en el río evidencia la división festiva
Comentarios