lunes. 27.06.2022
Explosión en el centro de Ponferrada

La Científica concluye que la voladura del edificio Alcón 21 fue con gasolina

El informe policial indica que el único inquilino vertió una garrafa y utilizó un mechero
                      Aspecto en el que quedó el edificio de la calle Alcón 21 de Ponferrada en la mañana del 13 de enero de este año 2022. ANA F. BARREDO
Aspecto en el que quedó el edificio de la calle Alcón 21 de Ponferrada en la mañana del 13 de enero de este año 2022. ANA F. BARREDO

La Brigada Provincial de Policía Científica de la Policía Nacional ya entregó al Juzgado de Instrucción número 6 de Ponferrada el informe técnico que detalla las posibles causas del incendio y explosión que voló un edificio en el centro de Ponferrada el pasado 13 de enero, y que ocasionó también daños en 9 vehículos aparcados en la calle.

Según se detalla en el informe policial de 56 folios al que ha tenido acceso este periódico, la explosión fue motivada por el vertido de una garrafa de gasolina en la segunda planta del inmueble y el único inquilino que residía en el edificio prendió fuego con un mechero desde la puerta, lo que ocasionó que la deflagración también le chamuscara las cejas, las pestañas y la barba.

El informe policial de la Científica dice lo siguiente: «La voladura de la cubierta del inmueble y destrucción parcial de su fachada a nivel de la segunda planta permite asentar la hipótesis de que las dos habitaciones con vistas a la calle Alcón tenían la puerta cerrada, la signada con el número 6 con plena seguridad. Lo que las convirtió en un espacio confinado. Si en ellas se confirma la presencia de un acelerante como la gasolina, con una volatilidad altísima y emitiendo vapores por un período de tiempo indeterminado, pero no excesivamente largo, la conjunción con una llama fue más que eficiente para provocar la deflagración/explosión y subsiguiente incendio».

Heridas del detenido
«La deflagración de los vapores que la gasolina le sorprende y enrojece el dorso de manos y cara»

De la inspección policial se concluye que hay trazas en los marcos de las puertas de la cocina y otros dos dormitorios, «de que las llamas progresaron desde el pasillo de la vivienda».

Según los agentes de la Científica, la secuencia lógica fue la siguiente: El detenido J. C. G., amenazado de desahucio ejecutable en la misma fecha de los hechos, decide incendiar la casa en la que habita como inquilino. Rocía muy probablemente con gasolina las habitaciones con vistas a la calle Alcón y las cierra. Sigue derramando el combustible por el pasillo (no se excluye que lo haga en las otras dependencias) y al llegar a la puerta de entrada aplica una llama, probablemente con alguno de los encendedores que le requisan en la Comisaría». «La deflagración de los vapores que la gasolina desprende le sorprende y le causa enrojecimiento del dorso de manos y cara, y una ligerísima quemazón en cejas, pestañas y barba. Asustado cierra la puerta de la casa y baja precipitadamente hasta la primera planta, donde recoge dos maletas con efectos personales preparadas de antemano y sale a la calle. En ese intervalo las llamas del pasillo se han propagado a las dos habitaciones cerradas y se produce la explosión/deflagración cuya onda expansiva destruye cubierta y fachacia, activándose el fuego con mayor virulencia», dicen la policía.

Según consta en el atestado policial, el detenido y único inquilino del inmueble siniestrado, en su comparecencia voluntaria en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Ponferrada, escasos minutos después de haberse notificado oficialmente la explosión y el incendio, manifestó espontáneamente ante los funcionarios policiales «que acababa de prenderle fuego a su domicilio en la calle Alcón 21», que había ‘utilizado una garrafa de gasolina», y ‘que, como no tiene donde ir ha decidido que prefiere prenderle fuego al edificio para que lo envíen a prisión». Aunque posteriormente ejerció su derecho a no declarar. Añaden los funcionarios policiales que el detenido «desprendía en ese momento un fuerte olor a humo y algún tipo de combustible». Además, presentaba signos inequívocos de haber sufrido una ligera afectación por fuego (chamuscamiento) en cejas, pestañas y barba». Este periódico también tuvo acceso al informa de la Policía Municipal de Ponferrada, que coincide con la Científica.

                      En la calle se vieron afectados 9 coches para los que ya se ha solicitado compensaciones. ANA F. BARREDO
En la calle se vieron afectados 9 coches para los que ya se ha solicitado compensaciones. ANA F. BARREDO

La Científica concluye que la voladura del edificio Alcón 21 fue con gasolina
Comentarios