jueves 19/5/22
En la antigua térmica

La Ciuden dedica 70.000 € a salvar de las heladas los helechos del Fuego Verde

Instala unas mallas automáticas para proteger las plantas del futuro centro polifuncional
                      Los helechos, cuando estaban en el vivero de Pobladura. L. DE LA MATA
Los helechos, cuando estaban en el vivero de Pobladura. L. DE LA MATA

«No se nos ha muerto ninguno, pero hay que prevenir», asegura el director general de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), Arsenio Terrón cuando explica el peligro que han corrido los famosos helechos adquiridos hace más de una década en Nueva Zelanda y Australia para ocupar la cúpula del descartado proyecto del Bosque Carbonífero y que ahora serán el principal atractivo del futuro centro polivalente que se quiere abrir en la antigua térmica de Compostilla; la llamada cascada de ‘Fuego Verde’ que ocupará parte del edificio reformado a mediados de la década pasada con una inversión de 21 millones de euros. La Ciuden acaba de invertir 70.000 euros consignados en el último ejercicio por los Presupuestos Generales del Estado para instalar un sistema automático que permita mantener la temperatura de las plantas herederas de aquellos primeros helechos del periodo Carbonífero del que surgió el carbón.

El temporal Filomena el año pasado hizo saltar las alertas en la Ciuden cuando comprobó cómo podían bajar las temperaturas en el interior de edificio reformado de la antigua térmica de Endesa en Ponferrada, todavía sin uso a la espera de que el Gobierno autorice la inversión de algo menso de un millón de euros —ya reservada por la Ciuden también— para conectar los servicios pendientes del inmueble.

Malla protectora
El sistema despliega una malla sobre los helechos cuando la temperatura baja de los dos grados

El sistema automático permite desplegar una malla en torno a los helechos cuando la temperatura baja de los dos grados, explica Arsenio Terrón. Evita así que el ambiente en el que se mantienen las plantas, algunas de hasta ocho metros de altura, se enfríe demasiado.

A la espera del Miteco
La Ciuden está a la espera de que el Miteco autorice las obras finales del centro polifuncional

Comprados en 2011 en Nueva Zelanda y Australia, sobre todo, pero también en Argentina, 24 helechos de la variedad Dicksonia Antarctica, seis de la Cyatehea Arobrescente y otras 34 más pequeños habían llegado al Bierzo después de un viaje de tres meses en un contenedor climatizado en la bodega de un barco y se conservaron hasta 2015 en el vivero de la Ciuden en Pobladura de las Reguerras (Igüeña). Ese año, y acabada la obra civil de lo que iba a ser la segunda fase del museo en la antigua térmica de Compostilla I, los helechos fueron trasladados a Ponferrada. Pero a punto de cumplirse seis años del final de las obras, y descartado el proyecto del museo como se descartó la construcción de la cúpula del Bosque Carbonífero, el Ministerio de Transición Justa todavía no ha dado el visto bueno a los nuevos planes de la Ciuden para que el edificio no siga vacío y albergue un centro polifuncional con la sala del Fuego Verde. «Soy optimista y creo que pronto acometeremos las obras», asegura Terrón.

                      Helechos en Compostilla I. DL
Helechos en Compostilla I. DL

                      Exterior de Compostilla I, futuro centro polifuncional. L. DE LA MATA
Exterior de Compostilla I, futuro centro polifuncional. L. DE LA MATA     

La Ciuden dedica 70.000 € a salvar de las heladas los helechos del Fuego Verde
Comentarios