jueves. 08.12.2022

Comerciantes contra la Zona de Bajas Emisiones en Ponferrada

La Asociación Templarium alegará contra el área y pide más aparcamientos disuasorios
                      El responsable de la asociación Templarium, Felipe Álvarez, ayer. L. DE LA MATA
El responsable de la asociación Templarium, Felipe Álvarez, ayer. L. DE LA MATA

«Es una manera de ahogarnos y de ahorcar al centro y al comercio» Así de expresivo se ha mostrado este martes el presidente de la asociación de comerciantes Templarium de Ponferrada, Felipe Álvarez, para mostrar «el absoluto rechazo» del colectivo a la restricción de la circulación de automóviles que traerá la Zona de Bajas Emisiones de Ponferrada. Álvarez aseguró que ya han comunicado su descontento al alcalde, Olegario Ramón, y anunció que antes de que concluye el plazo este viernes, Templarium presentará alegaciones en contra.

La asociación de comerciantes pedirá, entre otras mejoras, que se abran aparcamientos disuasorios cerca del perímetro de la ZBE para evitar que los clientes de los establecimientos «tengan que andar un kilómetro y medio». Álvarez cuestionó la necesidad de que Ponferrada, donde el casco antiguo ya está peatonalizado y «no hay 50.000 personas en el casco urbano», tenga la obligación de convertir el centro urbano de La Puebla, la zona más comercial, en una área de bajas emisiones que cierre el acceso a los automóviles más contaminantes y aumente la peatonalización de calles.

«Esta es una ciudad atípica, aquí ya cumplimos con la medida porque tenemos todo el casco antiguo peatonalizado», afirmó en rueda de prensa.

Felipe Álvarez aseguró que hubiera sido más prioritario completar la reforma urbana de la calle Gómez Núñez («es una vergüenza cómo está el tramo que falta», afirmó) y mejorar realmente la limpieza urbana («en la avenida de España hay cinco o seis o veintiún hojas menos», ironizó).

El responsable de Templarium alertó sobre lo que le espera a la avenida de España, peatonalizada en su mayor parte, con el cierre paulatino de las oficinas bancarias. «Es un cementerio porque la gente no pasea por Ponferrada», afirmó, convencido de que «la gente lo que visita es el casco antiguo» y no hay una conexión entre la zona turística y la zona comercial de la ciudad. Y volvió a lamentar que el centro comercial El Rosal sea «un tapón» para el resto de la actividad comercial a cinco minutos del centro.

El responsable de Templarium también se quejó de la falta de actividades navideñas previstas por el Ayuntamiento en la zona comercial frente a la zona turística y aseguró que «es obligación del Ayuntamiento» que su programación dinamice el comercio. Templarium no tiene intención de organizar nada estas Navidades

Álvarez estima que el comercio de Ponferrada ha dejado de vender un 50 por ciento en el último año y animó a los ponferradinos a aprovechar los descuentos de entre el 20 y el 50 por ciento, «y más» durante el próximo Black Friday, el viernes 25 y sábado 26. Templarium invitará a una consumición mínima en negocios hosteleros asociados por cada compra. El presidente de la asociación se ha vuelto a reunir con la Dirección General de Comercio de la Junta de Castilla y León para pedir la regulación de las rebajas. Álvarez se quejó de que grandes superficies y páginas web lleven semanas anunciado descuentos de Black Friday, una costumbre americana a la que no les ha quedado más remedio que sumarse.

Álvarez también criticó el derribo de las torres de la central térmica de Compostilla cuando en Alemania se vuelve a apostar este invierno por la combustión del carbón y se reabren térmicas y minas.

Comerciantes contra la Zona de Bajas Emisiones en Ponferrada
Comentarios