martes 11/8/20

Controversia por un vertedero

El proyecto para ubicar en Matachana, en el municipio de Castropodame, una planta de gestión de residuos industriales ha desatado recelos y apoyos políticos
Controversia por un vertedero

El anuncio del proyecto presentado por una empresa berciana para ubicar en el término de Matachana, perteneciente al Ayuntamiento de Castropodame, una planta de gestión de residuos industriales no peligrosos con vertedero, ha abierto un cisma en el sector político y social del municipio, centrado fundamentalmente en las dos localidades más directamente afectadas por la proximidad del emplazamiento: Matachana y Villaverde de los Cestos.

Desde todos los sectores políticos consultados por este periódico se defiende la positividad de la creación de puestos de trabajo, tal y como señalaba el alcalde pedáneo de Villaverde, Alfonso Pérez. «Los puestos de trabajo son muy golosos, pero no a cualquier precio», señalaba, añadiendo la solicitud de mayor información sobre el proyecto. «Considero que se trata de un proyecto que se debe explicar a los vecinos, porque no entendemos este oscurantismo. En el punto que se encuentra ahora, pendiente del informe de impacto medioambiental significa que deben llevar como mínimo un año trabajando en él y los responsables municipales del PSOE no han informado», dijo. Para Alfonso Pérez es imprescindible un estudio e informe exhaustivo efectuado por especialistas ajenos a la empresa que promueve el proyecto, y sólo conociendo eso al detalle se podrá decidir.

Por su parte el pedáneo de Matachana, Carlos Fresco, concejal también del equipo de gobierno de Castropodame, se mostraba «indignado» por las críticas y manifestaciones efectuadas «sobre algo que no está decidido». «No hablamos de hechos, si no de apuestas», dijo. En ese sentido, Fresco recordaba que «todo está de momento en manos de la Junta y su estudio ambiental. Nosotros únicamente hemos considerado que una inversión tan importante (44 millones de euros) y la creación de tantos puestos de trabajo (75 comprometidos), es bueno para el municipio. Ahora será la Junta quien informe del posible coste de ese proyecto y será después cuando el Ayuntamiento pueda decir sí o no; no antes. Nosotros no hemos decidido nada», apostilló el pedáneo de Matachana.

Consulta popular. Desde el propio grupo socialista, el candidato a la alcaldía, Román Díaz, apostaba además por una consulta popular. «Aunque el informe medioambiental de la Junta sea favorable, no puede aceptarse la ejecución del proyecto sin el apoyo mayoritario de los vecinos. Yo personalmente comprometo un referéndum si llegase a gobernar en Castropodame», manifestaba ayer.

En las críticas públicas se hablaba fundamentalmente del riesgo de contaminación y malos olores que pueda generar una planta de las características anunciadas, y se sumaban poblaciones afectadas recordando que ese entorno queda a un kilómetro o menos en línea recta del casco urbano de Bembibre y también se verá afectado. También destacaban la incidencia en el trasporte de los residuos. «Tendrán que traerlos en camiones y ¿por donde van a pasar?», se preguntaba un vecino que prefería que omitieran su nombre. Recordaba que el único paso posible de vehículos pesados necesitará obligatoriamente atravesar el casco urbano de Villaverde o las poblaciones de San Miguel, Calamocos, Castropodame y Matachana.

Controversia por un vertedero