lunes. 03.10.2022
Sucesos

Detenida una peligrosa banda que obligaba a prostituirse a dos mujeres

El juez envía a prisión a cinco de los seis arrestados, acusados también de robos en la comarca
                      Julio Andrés Gutiérrez y la delegada del Gobierno, ayer, explicando la operación en León. RAMIRO
Julio Andrés Gutiérrez y la delegada del Gobierno, ayer, explicando la operación en León. RAMIRO

El juzgado de guardia de Ponferrada ha decretado el ingreso en prisión de cinco de los seis detenidos en el marco de la operación Drapico que ha logrado liberar a dos mujeres de nacionalidad española a las que se obligaban a prostituirse en diferentes pisos y en una caravana instalada junto a gasolineras de la comarca.

En la operación participaron más de 40 agentes de la Guardia Civil, según detalló ayer el teniente coronel de la Comandancia de León, Julio Andrés Gutiérrez, en una comparecencia junto a la nueva delegada del Gobierno, Virginia Barcones, quien quiso destacar la operación como una de las más importantes de este año en la Comunidad contra la explotación sexual.

                      Armas blancas intervenidas también en la operación. DL

Armas blancas intervenidas también en la operación. DL

En total, los detenidos fueron seis, todos españoles, a los que se les acusa de dos delitos de detención ilegal, dos de explotación sexual, cuatro de robo con fuerza en las cosas, uno de falsificación de moneda y otro de organización criminal.

La investigación se inició a principios del mes de octubre por la Guardia Civil de Ponferrada al tener conocimiento de que una organización criminal estaba operando en la comarca y había retenido de forma ilegal a dos mujeres con el fin de explotarlas sexualmente. Los investigadores pudieron identificar a todos los integrantes de este grupo que contaban con numerosos antecedentes policiales.

Operación Drapico

La Guardia Civil intervino en los registros dos pistolas detonadoras y diversas armas blancas

La banda retiró la documentación personal y teléfono móvil a las dos víctimas, a las que se anunciaba en páginas web de contactos y eran obligadas, bajo amenazas, a ejercer la prostitución en tres pisos situados en la comarca del Bierzo. Además, se las desplazaba en una caravana ofreciendo sus servicios sexuales en estaciones de servicio del norte de España.

El grupo, según fuentes de la investigación, llegó a negar asistencia médica a las víctimas que tenía retenidas por las lesiones que ocasionaba su explotación sexual forzada, «obligándoles a consumir estupefacientes para que continuaran trabajando sin descanso».

                      Las dos pistolas detonadoras intervenidas a la banda. DL

Las dos pistolas detonadoras intervenidas a la banda. DL

A la vista de la gravedad de los hechos, según explicaron ayer fuentes de la Guardia Civil y la Subdelegación del Gobierno, y una vez recopilados los indicios necesarios durante la investigación, el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ponferrada, se solicitó diligencias de entrada y registro para diversos domicilios utilizados por la organización. Una vez autorizadas por el Juzgado de Instrucción número 4 de Ponferrada, se llevaron a cabo tres registros domiciliarios, uno en la localidad de Toral de los Vados y dos en Ponferrada. Dada la peligrosidad de la banda, en el dispositivo de la Guardia Civil participaron agentes del Grupo de Reserva con base en La Virgen del Camino. En los registros se localizaron y decomisaron dos pistolas detonadoras, diversas armas blancas de grandes dimensiones, pequeñas cantidades de droga y moneda falsa, así como documentación personal de las dos víctimas.

Contra su voluntad

La banda prostituía a las mujeres en tres pisos y en una caravana junto a gasolineras

Los detenidos completaban sus actividades robando en viviendas de diversas localidades de la comarca del Bierzo y haciendo circular billetes falsos.

Tras la intervención policial, la Guardia Civil ha gestionado en un primer momento la asistencia a las víctimas, facilitando un alojamiento y la ayuda necesaria. Según quiso resaltar ayer Virginia Barcones, «la explotación sexual es la nueva esclavitud del siglo XXI».

Detenida una peligrosa banda que obligaba a prostituirse a dos mujeres
Comentarios