sábado 22/1/22

El edificio siniestrado de la calle Alcón 21 de Ponferrada albergó en los pisos una discreta casa de citas. Lo confirmaron a este periódico ayer dos fuentes diferentes. Una de ellas, un vecino del barrio, que prefirió no dar su nombre, pero que dijo ver muchos días cómo entraban personas en las viviendas superiores, ya que allí se prestaban servicios sexuales a cambio de pago de dinero.

«Esto era una casa de citas, lo sabíamos casi todos. Todo era muy discreto, timbraban abajo y les abrían. Entraba mucha gente. Yo lo vi en muchas ocasiones», explicaba un vecino de la calle Alcón, que confirmaba el trasiego de personas tiempo atrás.

La otra fuente que también ratificaba la existencia de este mercadeo clandestino y encubierto de sexo está relacionada con la administración. Esta persona aseguró que, en efecto, por los datos que tenían ahora tras lo sucedido en la madrugada del pasado jueves, allí se producían citas de contenido sexual.

Una discreta casa de citas