viernes. 02.12.2022
Turismo

La eclosión del Salto del Pelgo

Tiene 90 años, pero esta cascada de Toral se ha convertido en la localización estrella del verano y el Ayuntamiento ha empezado a aprovecharlo
Una ruta de unos 2,5 kilómetros lleva hasta el Salto del Pelgo desde Toral. J. FRANCISCO DE PRADO

Ahora que todo se mide por el impacto que genera en las redes sociales, el Salto del Pelgo de Toral de los Vados está siendo, sin duda alguna, la estrella del verano en lo que a localizaciones turísticas del Bierzo se refiere. Entre 300 y 400 personas ha llegado a estimar el Ayuntamiento que realizan la ruta hasta esta cascada artificial al día. El boom es incuestionable y la imagen del Salto del Pelgo monopoliza redes sociales como Instagram. Es el destino por excelencia de un verano diferente en el que bercianos y visitantes buscan disfrutar de entornos naturales como los que ofrece esta presa construida hace ya 90 años para el aprovechamiento hidroeléctrico del río Burbia.

Tal está siendo el trajín diario —da igual sábados que domingos, martes o jueves— que el Ayuntamiento de Toral de los Vados ha decidido arreglar una parte del camino que lleva hacia el salto. Son unos 300 metros que dificultaban el acceso y que ahora han quedado totalmente acondicionados, convirtiendo esta ruta de unos 2,5 kilómetros en un paseo accesible y cómodo de realizar para todas las edades. El punto de partida es la playa fluvial de Toral, dejando el Burbia a la izquierda.

Obras y señalización

El Ayuntamiento acaba de arreglar el acceso y en los próximos días señalizará la ruta desde la playa fluvial

«No tiene pérdida», asegura el alcalde, Pedro Fernández, que explica que, no obstante, algunos visitantes eligen una ruta alternativa que les marca el Google Maps. «No es la original ni la más bonita», insiste el regidor. Por eso, en los próximos días, el Ayuntamiento señalizará el trazado en todos los puntos que generen controversia. «Hemos arreglado y desbrozado el camino, colocado papeleras y ahora lo marcaremos. Además, tenemos empleados municipales que diariamente hacen el recorrido para garantizar la limpieza», añadió Fernández.

Aunque es artificial, esta caída de agua de unos 16 metros de altura y más de 50 metros de radio parece creada por la propia naturaleza y el entorno que la acompaña, ideal para refrescarse, se ha convertido en un reclamo de primer nivel, hasta el punto de que el turista que visita el Bierzo parece no hacerlo si no se van con una foto del Pelgo en el bolsillo. Ahí está la clave del brutal incremento del número de visitas, que ha corrido como la pólvora en redes sociales.

«Este año ha triunfado, está siendo impresionante», corroboró el alcalde de Toral, más que satisfecho, desde luego, por lo que esto supone para el municipio. «Esperemos que no sea una moda pasajera porque es un entorno muy bonito que realmente merece la pena visitar», dijo Pedro Fernández.

La eclosión del Salto del Pelgo
Comentarios