viernes 14/8/20
SE DESCONOCE LA CAUSA

Un fallo informático fue el origen de la nube amarilla en Aceros Roldán

Un rollo de acero entró en una balsa de decantación y originó la reacción química.
Un fallo informático fue el origen de la nube amarilla en Aceros Roldán

La nube de color amarillo que el pasado fin de semana causó estupor entre los vecinos de Santo Tomás de las Ollas y Ponferrada fue motivada por un fallo técnico en las instalaciones de Aceros Roldán. Ayer por la mañana se reunió el pedáneo del pueblo de Santo Tomás, Carlos Fernández, con el jefe de Personal de la factoría acerera, Antonio Pantoja, y el segundo le confirmó que el problema se originó en un fallo informático, dado que el ordenador que gestiona buena parte del proceso de producción destinó un rollo de acero a una balsa de decantación con unos líquidos que ocasionó una reacción química. Y fue precisamente esta reacción química la que desencadenó la salida a la atmósfera de un humo amarillento que fue fácilmente visible desde lejos durante un tiempo.

Según explicó el pedáneo de Santo Tomás de las Ollas, desde la industria acerera le contaron que no fue un fallo humano, sino que el ordenador, por un motivo que desconocen y están investigando, hizo que el rollo de acero fuese a parar a la balsa de decantación a la que no debía de haber llegado. «Sólo fue un rollo; pararon todo y no hubo más problemas; por lo visto es un problema de programación automatizada», precisó Carlos Fernández.

El pedáneo señala que desde Aceros Roldán le garantizaron que investigarán a fondo lo ocurrido, que de hecho ya se pusieron manos a la obra a los pocos minutos de producirse el problema y que le garantizaron que «no se volvería a producir».

De esta forma, desde la Junta Vecinal de Santo Tomás lanzaron un mensaje de «tranquilidad a la población», aunque confirmaron que «como fue evidente, el humo no era limpio».

Desde el colectivo Bierzo Aire Limpio adelantaron ayer que también están interesados en lo sucedido y que hoy intentarán ponerse en contacto con los responsables de Aceros Roldán.

Luis Fernández Canedo señaló que han comprobado los índices de contaminación que deben aparecer en el denominado Penal de Control de Contaminación Estatal, donde está las cuatro principales industrias del Bierzo, y el resultado fue que «los datos no estaban actualizados».

Un fallo informático fue el origen de la nube amarilla en Aceros Roldán