jueves. 09.02.2023

«En los últimos meses, asistimos con enorme preocupación a una indiscriminada destrucción de los edificios e instalaciones de las centrales termoeléctricas en nuestro país». Con esta afirmación, las asociaciones Hispania Nostra e Incuna (Industria, Cultura, Naturaleza) han lanzado un manifiesto contra la total destrucción de las centrales térmicas. Lo han hecho tan solo unos días después de que la Junta de Castilla y León retirara el velo protector con el que había cubierto las torres de refrigeración de Compostilla II (Cubillos del Sil) por desistir en la intención inicial de declararlas Bien de Interés Cultural.

«Estas centrales térmicas son grandes infraestructuras de una extraordinaria importancia en su entorno, que han generado un patrimonio industrial de gran valor arquitectónico, que han conformado un paisaje singular, que son testimonio de la historia social y económica de sus comarcas y que cuentan con un importante patrimonio inmaterial asociado», defendieron ambas asociaciones.

Hispania Nostra e Incuna recurren al Plan Nacional de Patrimonio Industrial, la Carta de Nizhny Tagil y la propia Constitución Española para argumentar la defensa de las térmicas como parte del patrimonio y pedir al Gobierno de España y a los de las comunidades autónomas en las que están situadas que «eviten nuevas demoliciones indiscriminadas de las centrales termoeléctricas, que promuevan una protección adecuada de estas instalaciones y estudien su posible reutilización para usos culturales, educativos o sociales».

Hispania Nostra e Incuna, contra la destrucción de centrales térmicas
Comentarios