lunes 23/5/22
Sucesos

Investigan si el detenido por volar un edificio en Ponferrada quemó un coche por una deuda de prostitución

Ya fue detenido en 2017 por un presunto delito contra los derechos laborales relacionado con la prostitución
voladura ponferrada
Estado en el que se encontraba ayer el edificio destechado tras la explosión en el numero 21 de la calle Alcón. L. DE LA MATA

El Juzgado número ocho de Ponferrada investiga si el hombre que permanece en prisión provisional por volar el pasado 13 de enero el edificio de la calle Alcón de Ponferrada del que iba a ser desahuciado—y que presuntamente albergaba una casa de citas— también incendió a mediados de noviembre el automóvil de un supuesto cliente del prostíbulo que le debía dinero. En prisión preventiva después de confesar en Comisaría que era el autor de la voladura del inmueble en el número 21 de la calle Alcón, J.C.G, de nacionalidad española y recién cumplidos los 37 años, había sido denunciado el 18 de noviembre pasado por el dueño de un Audi A-3 Sportback como supuesto autor del incendio que sufrió su vehículo cuando estaba estacionado en la calle Zaragoza. El dueño del turismo quemado, según el atestado policial del caso de la voladura, sospechaba de J.C.G, y así se lo dijo a la Policía, porque «mantenía una deuda económica» con él «por servicios de prostitución que todavía no había pagado». 

 El juzgado que ha abierto las diligencias previas ya ha citado al denunciante para tomarle declaración en las próximas semanas, según el auto al que ha tenido acceso este periódico, ante la posible existencia de un delito de daños en el incendio del coche.

Bierzo explosión3

La inspección policial del vehículo quemado apunta a que el incendio fue intencionado. Cuando los agentes se personaron en la calle Zaragoza, tras la denuncia del propietario, el vehículo apagado por los bomberos ya había sido trasladado a la calle Manchester del Polígono Industrial del Bierzo en Ponferrada, no lejos del depósito municipal. Aunque el vehículo fue analizado en un lugar distinto de donde se produjo el incendio, los agentes que lo inspeccionaron entienden que «se podría deducir (...) que dicho incendio no ha sido de carácter fortuito». La incidencia de las llamas y los daños en la chapa así lo indicarían.

«La he preparado bien gorda», le había dicho a la Policía el pasado 13 de enero J.C.G. cuando acudió a la Comisaría de Ponferrada para confesar que era el autor de la voladura con gas y gasolina del inmueble que ocupaba en la calle Alcón, de madrugada y sin causar víctimas. J. C.G. explicó a los agentes que había volado el edificio por que esa misma mañana iba a ser desahuciado por impago del alquiler. En sus antecedentes policiales figura una detención en febrero de 2017 en Ponferrada por «delitos relativos a la prostitución, coacción/lucro sobre prostitución y un delito contra los derechos de los trabajadores». El caso recacayó entonces en un juzgado de la localidad gallega de Noia (La Coruña) por un supuesto delito contra los derechos de los trabajadores.

El propietario del inmueble  de la calle Alcón también ha denunciado supuestas amenazas de su inquilino moroso. El arrendador asegura que recibió varios mensajes de J.C.G. a través de Whatsapp donde le pedía que retirara la demanda de desahucio «o la iba a armar muy gorda». Aunque el inquilino borró los mensajes, el propietario del edificio si pudo aportar, constata el atestado policial, un audio recibido horas antes de la explosión en el que se escucha: «cuando se hace mal, hay que procurar tener cuidado, porque es fácil que os la líe cuando sois malos. Y ya está.  Lo puedes ver como una amenaza o como quieras. Cuando eres malo estás expuesto a que te lo preparen por malo , por hijo de puta...»

Investigan si el detenido por volar un edificio en Ponferrada quemó un coche por una...
Comentarios