sábado. 04.02.2023

La Junta gasta 1,5 millones en una traída de agua en Villafranca que no funciona

Los errores de ejecución obligan al Ayuntamiento a afrontar gastos de 3.000 euros al mes.

Casi un millón y medio de euros se ha gastado la Junta —297.000 euros han corrido por cuenta del Ayuntamiento— para dotar a Villafranca del Bierzo de una nueva traída de agua cuyas obras finalizaron en septiembre del año pasado y que cuatro meses después de su entrega no son operativas, entre otras cosas porque el proyecto elaborado no incluía la reforma de la entrada del agua en la captación, un muro de contención con casi medio siglo de historia que con las últimas lluvias no ha soportado la crecida del río Burbia y se ha venido abajo.

Con la rotura del dique de contención donde se ubica la compuerta de entrada al canal, el agua no puede seguir su recorrido hacia el depósito y pese a la gran inversión realizada, el Ayuntamiento se ha visto en la necesidad de colocar —de forma totalmente artesanal— dos tubos para conducir el líquido elemento. Un par de tuberías improvisadas que también se han visto afectadas con las últimas crecidas y que no tienen capacidad suficiente para servir a todo el municipio, por lo que se mantienen activas las bombas auxiliares de las que precisamente el Ayuntamiento quería prescindir con la ejecución de la nueva traída, por el coste que suponen en gasto energético.

«Problemas de abastecimiento no estamos teniendo, primero, porque metimos esos tubos y, segundo, porque cada cinco horas va un operario municipal a limpiarlos para evitar que se taponen», explicó el teniente de alcalde por el Mass y concejal de Obras, Marcos Fernández. Pagar a los dos operarios que se encargan exclusivamente de mantener en regla la traída del agua, retirando las hojas y el barro que se acumulan en la misma; hacer frente al gasto de los sistemas de bombeo y afrontar otras averías menores que también condicionan el funcionamiento del sistema suponen para la administración local un desembolso de cerca de 3.000 euros mensuales. «Es una obra envenenada para nosotros porque las cosas no se hicieron bien desde el principio. Si se hubiera reformado el muro por donde entra el agua, esto no habría pasado. Ahora tenemos una traída nueva que no podemos utilizar y que encima nos supone un sobrecoste cuando se suponía que a penas íbamos a tener gastos», se lamentó Fernández.

Pero los problemas no afectan sólo al consumo, sino también al riego, ya que «se ha hecho un canal que no tiene acceso y casi sin pendiente», explicó el responsable de Obras. No se han dejado las tomas necesarias y algunos vecinos no pueden coger el agua para sus fincas.

El Ayuntamiento ya ha puesto el problema en conocimiento de la Junta y esta semana mismo enviará a Valladolid un nuevo informe donde se recogen todos los problemas que presenta la infraestructura, de cuatro kilómetros de longitud, 2,6 de los cuales con de canal. «Desde la Junta siempre se han mostrado dispuestos a colaborar. Los problemas los tuvimos con la dirección de obra, que hizo caso omiso a todas nuestras recomendaciones», aseguró Marcos Fernández, adelantando que cuando consigan subsanar todos los déficit, el siguiente paso será solicitar la construcción de una depuradora, ya que en Villafranca el agua va directamente del río al depósito.

La Junta gasta 1,5 millones en una traída de agua en Villafranca que no funciona
Comentarios