jueves. 08.12.2022
DECISIÓN HISTÓRICA

La Junta aborta el derribo de las chimenas de Compostilla para ser declaradas BIC industrial

La administración autonómica paraliza la demolición prevista para el próximo día 1 de diciembre
undefined
Vista general de la central térmica de Compostilla, que pronto será historia. L. DE LA MATA

Salvadas 'in extremis'. Cuando se daba por hecho la demolición, el próximo día 1 de diciembre, de las dos torres de refrigeración de la central térmica de Compostilla y de la chimenea del Grupo III, la Junta de Castilla y León ha anunciado la suspensión cautelar del derribo y el inicio del expediente para declarar dichas construcciones como Bien de Interés Cultural (BIC). Así lo ha anunciado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, quien ha detallado que esta edificación será considerada como bien cultural en la categoría industrial.

Carriedo defendió la necesidad de "estudiar la posibilidad de que estos restos queden para el futuro", algo que no ocurrió recientemente con otras instalaciones como las del norte de Palencia, con la central de Velilla del Río Carrión, demolida el pasado 28 de octubre de 2021, informa Efe.

Carriedo ha explicado que la suspensión cautelar ha sido dictada por la Delegación Territorial de la Junta en León y ha sido notificada tanto al Gobierno central como a la empresa propietaria de las instalaciones y encomendada para el derribo, Endesa.

Preguntado por si la empresa puede optar por no cumplir con esta suspensión, el portavoz de la Junta ha detallado que la propia incoación del expediente supone una protección como BIC equivalente a la que tendría en caso de aprobarse finalmente tal consideración, por lo que lo único que caben son los recursos administrativos y judiciales que puedan plantearse por instituciones, empresas o ciudadanos en general ante esta decisión de la Junta.

El portavoz ha recordado que la Junta estuvo "radicalmente en contra" del cese de actividad de la central térmica de Compostilla y de su posterior demolición, y ha defendido que esta suspensión no llega in extremis sino "en tiempo y forma", dado que su eliminación estaba prevista para dentro de una semana, el 1 de diciembre.

   En los últimos días habían vuelto a escucharse las voces de quienes reclamaban su conservación. Es el caso del Grupo Ciudadanos en el Consejo Comarcal de El Bierzo, quien solicitó al Gobierno de España que paralice la demolición de las torres de Endesa hasta que se haga pública la resolución del mandato que el Consejo del Patrimonio Histórico Español aprobó, por unanimidad, en noviembre de 2021, y mediante el cual se trasladó al Ejecutivo central la propuesta de la Junta de paralizar el desmantelamiento de algunas centrales térmicas, según desveló Morales.

  La portavoz de CS en el Consejo Comarcal y en el Ayuntamiento de Ponferrada, Ruth Morales, recordó también que hace un año todas las comunidades autónomas respaldaron la propuesta de la Junta de Castilla y León, formulada a instancias de la Consejería de Cultura, (que en aquel momento lideraba Ciudadanos), y en la que se instaba al Gobierno de la nación a que paralizara el desmantelamiento de algunas centrales térmicas, especialmente los elementos simbólicos de Compostilla II, para conservarlos como parte del legado histórico.

  También en las últimas horas, Coalición por el Bierzo había presentado una moción en el Consejo Comarcal para salvar las chimeneas y las torres "para su transformación en un proyecto museístico compatible con otros usos industriales".

   Endesa está procediendo al desmantelamiento de la central y las torres y las chimeneas formaban parte de la fase final de los trabajos, la más espectacular y emotiva. Las obras se iniciaron en junio de 2021 y está previsto que se tengan que movilizar más de  266.870 toneladas, para su posterior valorización y reutilización.

La central térmica de Compostilla disponía de tres grupos, cuya potencia sumaba 1.051,7 megavatios (MW), que habían entrado en funcionamiento entre 1972 y 1985. Otros dos grupos más antiguos ya se encontraban en proceso de desmontaje cuando se cerró la central en 2020, después de permanecer en servicio desde comienzos de los años 60. Las instalaciones de la central ocupan unas 375 hectáreas, superficie en la que se distinguen tres zonas claramente diferenciadas: un área que alberga los grupos de generación eléctrica, otra que acoge los parques de transformación e instalaciones auxiliares, y el parque de carbones con el vertedero de residuos no peligrosos.

 El PRB se ha congratulado también de la noticia y ha felicitado "a todos los bercianos y bercianas", después de presentar una moción al Pleno del 30 de julio de 2021.

 La semana pasada, el alcalde de Cubillos había declarado a Radio Bierzo que el tiempo de conservar las chimeneas había pasado. ‘El momento de salvar las chimeneas ya pasó’, afirmó Antonio Cuellas quien recordó que el proyecto de cierre lleva años sobre la mesa y nadie ha ofrecido un proyecto para mantenerlas en pie.

 En respuesta a una pregunta del senador Antonio Silván, del Partido Popular, el Gobierno aseguró el pasado mes de febrero que ninguna instittución pidió la conservación de las chimeneas cuando se presentó el proyecto de desmantelamiento de Endesa con  «toda la documentación legalmente establecida» y tras los informes preceptivos emitidos durante las fases de consultas. Entra otras instituciones, fueron consultados el Ayuntamiento de Cubillos del Sil, la Diputación Provincial de León, el Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León y la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería Cultura y Turismo del gobierno autonómico. «Ninguno de los consultados —explica la respuesta, que se puede consultar en la web del Senado— trasladó ninguna oposición al plan de desmantelamiento, según la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Resolución del 10 de septiembre de 2019, de la Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental, por la que se formula informe de impacto ambiental del proyecto Desmantelamiento de los grupos 3, 4 y 5 de la Central Térmica Compostilla II, en Cubillos del Sil».

Silván consideraba las chimeneas un «símbolo de la pujanza del carbón en la comarca» y pidió que se mantuvieran como «en otros países europeos». «Con el paso del tiempo, a posteriori cuando ya está el patrimonio perdido, nos lamentaremos como sociedad el haber abandonado, borrado y destruido estos símbolos históricos, edificios, chimeneas y torres de refrigeración como si nunca hubiera existido», añadía en su escrito.

 Endesa no se ha pronunciado aún oficialmente tras conocer la noticia de la paralización de la demolición de las dos torres y la chimenea.

La Junta aborta el derribo de las chimenas de Compostilla para ser declaradas BIC...
Comentarios