lunes. 27.06.2022
Sigue la voladura

Lezama dinamita, esta tarde, la caldera de la central térmica de Anllares

El desmantelamiento está a más del 70% y será la tercera voladura, tras la chimenea y los silos
Imagen de la central tras la demolición de la chimenea. L. DE LA MATA

La empresa Lezama Demoliciones, encargada del desmantelamiento de la central térmica de Compostilla, dará un paso de gigante hoy en la evolución de los trabajos con la voladura de la caldera, una mole metálica que dejará en el suelo más de 8.000 toneladas de acero y que será dinamitada a las 15.00 horas. Será la tercera explosión desde que se iniciaron los trabajos, después de que la chimenea de humos y los silos de almacenaje volaran por los aires el pasado mes de noviembre.

Con 61 metros de altura, la caldera ha sido una de las partes más visibles de central térmica de Anllares, la primera en ser desconectada de la red eléctrica en diciembre de 2018 y también la primera en ser demolida. Una térmica que empezó a funcionar en 1982 y acumuló alrededor de 180.000 horas hasta su apagón. Ahora, los trabajos de desmantelamiento avanza al ritmo previsto y ya superan el 70%. Para borrar del mapa la caldera, Lezama empleará más de 300 kilos de dinamita. Más allá de esta voladura, habrá otras dos hasta la desaparición total. La siguiente será la de la torre de refrigeración, la pieza más emblemática y que todavía atestigua hoy la existencia de la central.

El terreno ya está preparado para proceder a dinamitar la caldera. La empresa responsable ha establecido un perímetro de seguridad de 400 metros para que todo transcurra con la misma normalidad que el resto de labores. La voladura de la chimenea de humos y los silos generó gran expectación y se prevé que con la caldera suceda lo mismo.

Lezama dinamita, esta tarde, la caldera de la central térmica de Anllares
Comentarios