lunes 16.09.2019

Los mineros también llegan a ser centenarios

Manuel Bello, que trabajó en los pozos Julia y Vertical de Fabero, cumple mañana 100 años.
Los mineros también llegan  a ser centenarios

m.c. cachafeiro | fabero

Manuel Bello López vivió la Guerra en el frente de Teruel, trabajó en la mina, en los pozos Vertical y Julia de Fabero, y fue alguacil en la cuenca minera. Aquella desde la que el histórico corresponsal Manuel Pérez Álvarez dio a conocer tantas historias. Él fue quien le metió de alguacil a Manuel Bello cuando dejó el tajo.

Que alguien que ha trabajado en la mina llegue a centenario sería digno de contar desde «Fabero y su cuenca minera». Manuel Bello aún conserva el carné del Ministerio de Trabajo que le reconoció el primer grado de silicosis. Mañana, sin duda, será la noticia de la cuenca. Sus amigos y familiares celebrarán sus 100 años.

Su gran problema de salud es que no oye. Se comunica con sus hijos con un cuaderno donde con perfecta caligrafía le preguntan qué quiere, o cosas de su vida. «Él contesta a todo, porque tiene la cabeza muy bien», comenta su hijo José Manuel, que es la persona que le cuida en su humilde piso de la calle Picasso.

Originario de Sotoparada, cerca de Trabadelo, se fue joven a Fabero. Ya no recuerda cuántos años trabajó en la mina, pero sí de historias de la mina, de capataces y accidentes. Las cuenta con muchos detalles. También las de la guerra, como que cinco agujeros de bala le atravesaron laropa en un ataque aéreo en el frente. Aún hoy va al bar a jugar a las cartas, su gran pasión. De hecho, enseguida las saca para explicar cómo es el juego de la escoba, la brisca. «Lo importante es vivir y el buen humor», resume Manuel como buen minero.

Los mineros también llegan a ser centenarios