sábado 22/1/22
Laboral

Los nuevos emigrantes bercianos de LM

Raymond Vidal se incorporará esta semana en la planta de Castellón y Jesús Alneba en Francia a primeros de octubre
663
663

El padre de Raymond Vidal, uno de los siete trabajadores de LM que se incorporará este miércoles a la planta de Castellón, también fue emigrante, como lo va a ser ahora su hijo. De hecho, le puso Raymond para seguir la tradición familiar de de Raimundo, aunque en francés.

Raymond ya tiene todo ultimado para presentarse el día 15 en les Coves de Vinromà. De las 25 plazas que ofertó en Castellón la multinacional cuando planteó el despido de 400 operarios en Ponferrada, apenas se apuntaron 16 voluntarios y finalmente sólo siete aceptaron las condiciones. En su caso, explica este joven de 25 años, no tenía cargas familiares ni hipotecas que pagar, y es también una oportunidad laboral. «No tengo nada que me ate al Bierzo», resume.

Sin embargo, al contrario que su padre, que emigró a Suiza y volvió para seguir trabajando aquí, Raymond no piensa en volver. Reconoce que no ve futuro en la comarca, ni siquiera a la fábrica de LM en La Llanada. «Las posibilidades de tener un empleo digno aquí son pocas y no hay mucho donde elegir. No quiero malvivir. Quiero prosperar», dice sin medias tintas sobre la situación de su tierra.

Raymond seguirá trabajando en Castellón en el mismo puesto de operario que tenía en La Llanada, igual que Jesús, Chechu, Alneba, de 42 años, que se incorporará el 4 de octubre en la planta de LM en Francia, en su caso en el departamento de Logística y Almacén.

Quedarse o volver
Raymond no piensa en volver a la comarca: «Las posibilidades de un empleo digno aquí son pocas», dice 

 
Propuesta
A las 25 plazas en Castellón se presentaron 16 y aceptaron 7; en Francia eran 240 e irán 18

Chechu es uno de los 18 que ha aceptado las condiciones para irse hasta Normandía. En el conflicto, la empresa ofertó 240 plazas y se apuntaron 39, aunque al final no se irán todos por el sueldo que les ofrecían. Separado y padre de dos hijos de seis años, aceptó las condiciones a la vista también del panorama laboral del Bierzo. «Dejar a mis hijos es lo más me va a costar dejar atrás; por lo demás estoy ilusionado. A ver como es la experiencia», dice.

Entró en la planta de Ponferrada hace tres años y antes había estado 11 en los talleres de Victorino Alonso, hasta el declive de la minería. Sobre volver, dice que tardará. «Tal y como están las cosas, pasará tiempo», aventura.

Raymond y Chechu son dos de las historias de un conflicto que ha vuelto a golpear al Bierzo. En sus casos, de los que han aceptado emigrar. Otros muchos, han cobrado la indeminización y están en espera de que surja algo en una comarca que acaba de cerrar también el modo de vida de los últimos cien años, el carbón y las térmicas.

A mediados de agosto, por amplia mayoría, los trabajadores de LM Wind Power en Ponferrada ratificaron el acuerdo que puso fin al conflicto laboral más importante vivido este verano en España por el volumen de despidos. Los sí sumaron 720 votos por 126 en contra, además de cuatro papeletas en blanco y dos nulas, en una votación en la que participaron 852 de los 1.063 empleados de la multinacional en el Bierzo. El acuerdo pasó por reducir de 393 a 351 los despidos.

A Raymond LM le ha dado 1.200 euros en dietas para cuando llegue a Castellón y también le pagan los gastos de la inmobiliaria y un mes de alquiler. De momento ha cogido un piso aunque su idea es buscar otro con calma, cuando pase el verano y se marchen los turistas de la zona.

Nació en Salamanca pero al año se trasladó a San Pedro de Trones, el pueblo de su padre. Ha vivido siempre en el Bierzo y antes de LM trabajó en Cupa, en la pizarra, tres años. Sabe lo que es el trabajo duro. Por eso está estudiando Sistemas Eléctricos y Automatismos en FP. «El trabajo en LM es duro también pero puedes tener un buen sueldo; por eso también me voy», explica.

En La Llanada entró hace dos años, sin apenas estudios, pero su destreza le llevó a ser «mentor» de otros compañeros de la planta de Francia. De no seguir en LM, en el futuro Raymond espera quedarse por la Comunidad Valenciana, o incluso irse al extranjero, para seguir en el sector eólico con los estudios que prepara. Sobre la planta de Ponferrada, cree que «la Junta debería invertir mucho dinero en adecentar los accesos», para que fuera competitiva al mismo nivel que la de Castellón o la de Francia, ambas cerca del mar. Por eso también es pesimista.

Otra visión
A Chechu le ha costado más, porque tiene dos hijos.  «¿Volver al Bierzo? Pasará mucho tiempo»

La otra cara
Las plantas de les Coves de Vinromà y Cherburgo no dejan de anunciar noticias positivas

Chechu Alneba es de Ponferrada y conoce ya la planta de Cherburgo, donde estuvo cuatro meses cuando arrancó. «Como tengo buen nivel de inglés era una opción. Ésa o quedarme aquí en el Bierzo viendo cómo está el trabajo», explica.

Lo cierto es que la actualidad de las plantas de Castellón y Francia está llena de noticias positivas. La dirección de LM Wind Power en les Coves de Vinromà anunció el pasado mes de junio que la planta aportará las aspas al parque eólico El Berroso, ubicado en la provincia de Cádiz, que dispondrá de una potencia inicial de 22,5 megavatios (MW). Cinco turbinas del modelo Cypress, de 158 metros de diámetro de rotor y una altura de buje de 121 metros, tecnología jamás instalada hasta la fecha en España. La construcción del parque eólico El Barroso supondrá una inversión de más de 30 millones de euros.

Inaugurada hace dos años en abril de 2018, la fábrica francesa de LM ha producido la pala de turbina eólica marina más grande del mundo jamás fabricada, de 107 metros de largo.

Estas instalaciones en la región de Normandía están muy cerca de las playas en las que los Aliados desembarcaron en el día D. El puerto industrial de Cherburgo será clave para el desarrollo en los próximos meses.

El sector eólico, lejos de ser un sector en crisis, vive un momento de gran potencial. Por eso es más extraña aún la situación de la planta de LM en La Llanada, sin buenas comunicaciones para sacar palas mayores de 68 metros.

Y eso que el sector está a la expectativa después de que la Asociación Empresarial Eólica haya conocido este mes el borrador de la hoja de ruta para el desarrollo de eólica marina y de las energías del mar en España, lo que abriría nuevos mercados a las fábricas.

Los nuevos emigrantes bercianos de LM
Comentarios