miércoles. 06.07.2022
Energía

La planta de Forestalia alcanzará este mes la plena operatividad

Atrás queda la fase de pruebas, tras el retraso acumulado por cuestiones técnicas y la pandemia
                      Madera apilada y parte de las instalaciones de la planta de producción eléctrica mediante biomasa de Cubillos del Sil. ANA F. BARREDO
Madera apilada y parte de las instalaciones de la planta de producción eléctrica mediante biomasa de Cubillos del Sil. ANA F. BARREDO

Fue en diciembre de 2019 cuando las cintas transportadoras y la trituradora de madera comenzaron funcionar en la planta de generación eléctrica mediante biomasa de Forestalia en Cubillos del Sil. Los camiones con madera empezaron a llegar a las instalaciones del polígono industrial El Bayo para iniciar las pruebas de manejo en frío. Pocos meses después, la planta entró en funcionamiento en fase de puesta en marcha y pruebas. Una etapa que está a punto de terminar para dar paso a la actividad plena, según informaron ayer fuentes de Forestalia. Este mismo mes entrará operativa y a pleno rendimiento.

«La finalización de la puesta en marcha, incluyendo la optimización y las pruebas de prestaciones, es condición para declarar el inicio de actividad y para la entrada en la fase definitiva de explotación, prevista para este mismo mes de octubre, explicaron fuentes de la empresa, reconociendo también un retraso en los plazos inicialmente previsto ante una serie de dificultades técnicas y por la propia situación generada por la pandemia.

«Además de las dificultades habituales en cualquier planta de estas características y envergadura, el proyecto también se ha visto afectado por la Covid-19, ya que diversos equipos y sistemas principales necesarios para el funcionamiento en condiciones de la central (caldera, turbina, tratamiento de biomasa, etcétera) dependen para su puesta en marcha y ajuste final de la intervención de técnicos especialistas extranjeros, que en su momento abandonaron la planta siguiendo instrucciones de sus empresas ante la situación sanitaria», detalló la compañía en un comunicado emitido ayer.

Como consecuencia de la ausencia de estos equipos técnicos especializados, que «no pudieron retomar la actividad hasta fechas recientes y de forma parcial», el funcionamiento en pruebas de la planta de biomasa durante los últimos meses no ha sido continuo; se ha visto afectado por varias paradas para «ajustar y corregir los equipos y sistemas y para optimizar las instalaciones con el objetivo de lograr el rendimiento diseñado», detallaron los promotores.

Varias paradas
El ajuste y corrección de los sistemas ha obligado a parar la planta varias veces durante las pruebas

Complejidad técnica
La planta puede quemar biomasa forestal y paja y, por ello, cuenta con dos sistemas diferenciados

Emisiones
«Las emisiones a la atmósfera han estado muy por debajo de los niveles fijados por la normativa»

La planta construida en terreno industrial de Cubillos del Sil está habilitada para la combustión tanto de biomasa forestal como de paja, con sistemas de almacenamiento, procesado y alimentación a caldera diferenciados para ambos tipos de combustible, lo que «incorpora una mayor complejidad técnica». «Esto otorga flexibilidad para la operación, pero complica la puesta en servicio y los ajustes, requiriendo la presencia de múltiples especialistas y la disponibilidad del rango de combustible según diseño», explicaron fuentes empresariales.

Forestalia quiso salir al paso de las acusaciones de algunos colectivos ecologistas y ha garantizado que el nivel de emisiones durante la fase de funcionamiento en pruebas —en la que se han consumido más de 300.000 toneladas de biomasa solo en 2020— ha cumplido en todo momento la normativa vigente.

«La planta ha contado con unos sistemas de depuración de gases plenamente operativos y que aplican las mejores técnicas disponibles, lo que ha garantizado unas emisiones a la atmósfera muy debajo de los niveles fijados por la normativa», aseguraron fuentes de la compañía, que también quisieron poner de relieve que «además de las mediciones de las emisiones de planta, se han instalado equipos de medida de inmisiones en la estación ubicada junto a la central térmica Compostilla II.

La planta de biomasa de El Bayo, con una potencia eléctrica de 49,9 megavatios, es uno de los principales proyectos industriales impulsados por la Junta de Castilla y León en el Bierzo y la inversión ha superado los cien millones de euros. El empleo directo ronda el medio centenar de puestos de trabajo.

La planta de Forestalia alcanzará este mes la plena operatividad
Comentarios