sábado 27/11/21
Reconocimiento

Los Premios Zarcillo laurean a Prada por su trayectoria y defensa del terruño

El jurado fue unánime en la primera edición de un galardón que reconoce el trabajo en favor del vino
                      El empresario y bodeguero berciano José Luis Prada. L. DE LA MATA
El empresario y bodeguero berciano José Luis Prada. L. DE LA MATA

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, desveló ayer los nombres de los 16 vinos ganadores de los Gran Oro de los Premios Zarcillo, un certamen de calado internacional que busca incentivar la producción de vinos de calidad superior. Lo hizo al término de la última jornada de un evento celebrado en Valladolid, en el que Castilla y León ha sido la comunidad más premiada y un berciano se ha llevado todos los honores por su trayectoria profesional. Se trata de José Luis Prada, que es ya el primer Premio Zarcillo Trayectoria ‘Alejandro Fernández’ 2021 con el que la Junta quiere reconocer el trabajo de los profesionales más destacados del sector vitivinícola.

«Es un galardón que premia el trabajo de toda una vida y dedicación al sector del vino. Y a partir de ahí, ha de servir como inspiración para continuar la senda del esfuerzo y la innovación», recalcó Jesús Julio Carnero. La decisión de elegir al empresario y bodeguero berciano fundador de Prada A Tope y alma máter del Palacio de Canedo fue unánime. El jurado, compuesto por miembros de reconocido prestigio en el mundo del vino, lo tuvo claro, valorando «el compromiso íntegro por su tierra, la apuesta por preservar la tradición como el mejor valor de la comarca y su empeño en mejorar el futuro del Bierzo, de León y de Castilla y León desde el origen, creando un modelo de negocio comprometido con el entorno y sus productos (no sólo vino) y que le ha permitido llegar desde lo local a lo universal», recoge el comunicado emitido ayer por la Administración autonómica.

La labor de promoción del viñedo y el vino que siempre ha abanderado y «su firme defensa de los Premios Zarcillo desde su origen», han sido también factores que el jurado ha tenido en cuenta para otorgar a Prada un galardón pionero como él mismo lo ha sido en muchos campos, caso del enoturismo. «También trabaja para preservar el medio ambiente y los ecosistemas bercianos. Su último sueño es repoblar el bosque con especies autóctonas de Barredo», subrayó el jurado.

E primer Master of Wine de España y presidente ejecutivo de la presente edición de los Premios Zarcillo, Pedro Ballesteros; el presidente de la Unión de Asociaciones de Sumilleres de España, Pablo Martín; y la escritora y miembro de la Academia Castellana y Leonesa de Gastronomía y Alimentación Inmaculada Cañibano conformaron un jurado presidido por el viceconsejero de Desarrollo Rural y director del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, Jorge Llorente. Por su parte, el subdirector de Calidad y Promoción Alimentaria del Itacyl, Fernando Lázaro, fue el secretario.

«Bodegas y Viñedos Prada A Tope no solo ha continuado con la antigua tradición vitivinícola que allí se desarrollaba anteriormente, sino que además ha recuperado terrenos y laderas abandonadas, dando valor y creando riqueza en el medio rural. Todo ello gracias a una filosofía muy clara: El respeto máximo a su entorno», destacaron también fuentes de la Junta de Castilla y León.

seis Grandes Oros de cyl

Entre los 16 Gran Oro de la última edición de los Premios Zarcillo hay seis vinos de Castilla y León. Tres pertenecen a la Denominación de Origen Ribera del Duero: Tresmatas crianza (Bodegas y Viñedos Vegas de Yuso), 912 de Altitud crianza (Bodegas Veganzones) y Bagús (Bodegas López Cristóbal). Así mismo, dos Gran Oro han sido para la DO Rueda, concretamente a los vinos De Alberto Dorado (Bodega Hijos de Alberto Gutiérrez y Diego Rivera Verdejo (Bodegas Servilio-Arranz). El sexto de estos premios ha recaído en el vino Gran Colegiata Original, de Bodegas Fariña, perteneciente a la Denominación de Origen Toro.

Un grupo de 85 catadores de prestigio internacional valoraron, durante cuatro días, las 1.610 muestras procedentes de 33 países de los cinco continentes que se presentaron a concurso. Entre ellas, 796 —prácticamente la mitad— de Castilla y León. Del extranjero llegaron 234 muestras, un 32% más que la última edición de 2018.

«Una composición de excelentes catadores ha destacado el buen nivel de vinos que se han presentado a esta edición de los Premios Zarcillo», aseguró el consejero de Agricultura Ganadería y Desarrollo Rural de Castilla y León. Carnero también destacó que «la evaluación de los vinos se ha realizado a través de un avanzado programa informático que permite un control muy exhaustivo de los datos suministrados por los jurados durante las sesiones de cata y eso confiere un máximo nivel de rigor a la hora de las puntuaciones finales».

Los Premios Zarcillo laurean a Prada por su trayectoria y defensa del terruño
Comentarios