lunes 25.05.2020
La empresa ya ha pagado la primera anualidad de la prórroga del contrato

Los vecinos de Paradela acudirán a la vía judicial para cerrar la cantera

La pedánea podría haber incurrido presuntamente en un delito de prevaricación
Los vecinos de Paradela acudirán a la vía judicial para cerrar la cantera
Los vecinos de la localidad de Paradela de Muces contrarios a la cantera «Peña del Horno» se han visto obligados finalmente a recurrir a la vía judicial para tratar de impedir que se inicie la actividad en dicha cantera «dada la política de hechos consumados» que, según denunció el representante del PSOE en la Junta Vecinal, Antonio Méndez, está realizando la pedánea del PP, María del Rosario Raimúndez. «Nos tememos lo peor, en cualquier momento pueden empezar a dinamitar. Por eso desde hoy mismo nos ponemos a tratar de impedirlo por vía judicial, esperemos que la justicia no este de vacaciones todavía», apuntó Méndez. En un principio, estudian la posibilidad de presentar una demanda por lo penal, ya que supuestamente la pedánea podría haber incurrido en un delito de prevaricación. El pasado domingo se celebró una reunión a la que asistieron la pedánea, la familia Ballesteros -propietarios de la cantera- y vecinos que apoyan dicha explotación, así como vecinos y residentes contrarios a la renovación del contrato, por considerar que se está realizando de forma ilegal -no ha salido a subasta pública y está situada en una zona declarada de especial protección por la Junta-. Un encuentro tenso en el que la pedánea informó que el contrato ya había sido prorrogado y que, incluso, la empresa ya había pagado la primera anualidad de 15.000 euros. Los vecinos contrarios, en colaboración con la asociación cultural Muces y habitantes de localidades cercanas como Villavieja o Ferradillo, promueven la creación de una plataforma para luchar contra la reapertura de la cantera, «un gran perjuicio medioambiental y también para los habitantes de Paradela, donde muchos han empezado ha arreglar casas pensando en el turismo rural y la explotación sólo traerá la ruina a este pueblo». La plataforma vecinal ha recogido hasta el momento más de 300 firmas y esperan alcanzar esta semana las 500 para remitirlas a todas las instituciones competentes, a las que exigirán «una protección efectiva de lo que la ley protege» y que subsanen los errores «de una pedánea que por ignorancia o mala fe puede provocar un daño irreparable».

Los vecinos de Paradela acudirán a la vía judicial para cerrar la cantera