miércoles. 05.10.2022
                      Uno de los árboles que se retirarán del parque del Temple, señalado con una placa. ANA F. BARREDO
Uno de los árboles que se retirarán del parque del Temple, señalado con una placa. ANA F. BARREDO

El Concejal de Sostenibilidad, Pedro Fernández, y Pedro Canedo, Jefe del Servicio de Parques y Jardines de Ponferrada, anunciaron ayer en el Parque del Temple la tala de 24 de sus árboles para incrementar su seguridad, y mejoras en la transitabilidad, más aún de cara a la próxima celebración de Cima en él.

Fernández comunicó que, del estudio que se está realizando sobre el arbolado de los parques públicos del municipio, ha resultado la urgencia de talar 23 pinos y un castaño en el Temple. El riesgo cero no existe, comentaba, pero sí la responsabilidad de tomar medidas para reducirlo.

El estudio, que aún no está terminado, proporcionó al Ayuntamiento una información anticipada de la zona en que tendrá lugar Cima, para garantizar la seguridad de los asistentes en un evento que amplía la diana y el riesgo. De hecho, durante su celebración hace un par de años se produjeron desprendimientos de ramas, y también hace no mucho cayó un árbol de gran tamaño en otra zona del parque.

En el anuncio el concejal ha querido remarcar que les preocupa la conservación, por lo que todos los árboles que se tirarán no tienen viabilidad, es decir, no podrían salvarse adoptando otro tipo de medidas.

Nuevas especies

Tras la tala, esas zonas se repoblarán con nuevas especies que se hayan demostrado aptas en el municipio. La idea, comentaba Canedo, es que sean varias especies, que terminen con el peligro de la monoespecie que hay en el Temple y otros parques, que sean frondosas, no coníferas y de diferentes tamaños y alturas, para reducir la probabilidad de vuelco por el viento. En el caso de este parque, un 90% son coníferas, que no se adaptan bien a un espacio urbano regado, y, además, la poca variedad no es buena para el mantenimiento ni para el ecosistema, con el riesgo de que una plaga afectaría a casi todo el espacio, aclaraba Canedo.

Por otro lado, se comunicaban también mejoras en la transitabilidad tras reclamaciones ciudadanas, que se traducirán en 600 metros lineales de paseo, con dos accesos por la avenida de Portugal y otros dos por la del Ferrocarril. Las máquinas ya están en funcionamiento en un tratamiento de drenaje que no dañará los árboles y una capa superficial de bituminoso, para garantizar que aún en los días de lluvia el parque será cómodamente transitable, sin zonas encharcadas.

Veinticuatro talas en el Parque del Temple para asegurar Cima
Comentarios