jueves 20.02.2020
Cierre de estaciones

Viaje en un ferrocarril que muere

Lo único que queda en las estaciones cerradas del Bierzo es un tablón con los pocos trenes que paran
Tren con destino a León, en la estación de Toral. L. DE LA MATA
Tren con destino a León, en la estación de Toral. L. DE LA MATA

El alcalde de Carucedo, Alfonso Fernández, recuerda que paraba en la estación de La Barosa cuando volvía al pueblo de estudiar de León. Hace ya bastantes años que nadie se sube al tren en el último pueblo del Bierzo en la frontera con Galicia. Y eso que el edificio está retejado, no da una imagen de abandono y hasta tiene una rampa para mejorar la movilidad.

Para quien le guste el mundo del ferrocarril, La Barosa es una estación con mucho sabor. Mantiene aún en pie, aunque víctima del vandalismo, la antigua casa del guardagujas, un torno para pasar de un lado a otro de las vías y las viejas empalizadas levantadas con traviesas sobre un paisaje espectacular, con la sierra de la Lastra a sus espaldas. Pero nadie coge ya el tren.

Lo que queda
Apenas siete localidades de la comarca mantienen paradas de trenes

En las siete que mantienen paradas —Toral, Villadepalos, Ponferrada, San Miguel, Bembibre, Torre y La Granja— Renfe ha puesto en el tablón de anuncios los últimos horarios, válidos desde el pasado 15 de diciembre, y un número con prefijo de Madrid de información.

Viniendo de Galicia, la primera es Toral de los Vados, donde hay dos trenes con destino a León, uno a media mañana y otro a las 19:21 horas; y otros dos con parecidos horarios en dirección Monforte. Toral mantiene aún cierta actividad ferroviaria por Cosmos pero la estación está cerrada.

Más adelante, en Villadepalos, apenas hay uno en todo el día en cada sentido. Su alcalde, Raúl Valcarce, reconoce el escaso número de vecinos que se suben y lamenta que el apeadero sea víctima de los vándalos. Salvo Ponferrada y Bembibre, que siguen abiertas, el panorama ferroviario del Bierzo es un tanto desolador si uno recuerda lo que fue el ferrocarril para esta comarca.

Los horarios están llenos de aclaraciones sobre los domingos que circulan y los que no. Hay que pararse un rato para ver si ese día paran. Dos horas a León siguen siendo muchas horas, cuando desde a León a Madrid es casi lo mismo. Pero eso no se pone en el tablón.

Viaje en un ferrocarril que muere