martes 19.11.2019

El viento complica un incendio en Cacabelos

u Medios aéreos de Galicia colaboran en sofocar las llamas entre Villabuena y Quilós
Trabajadores forestales, al pie del incendio. CÉSAR SÁNCHEZ
Trabajadores forestales, al pie del incendio. CÉSAR SÁNCHEZ

Acabada la campaña de extinción de los efectivos de la Junta de Castilla y León y con las altas temperaturas del arranque del otoño, el Bierzo está sufriendo los peores incendios forestales del año después de un verano tranquilo. El que ayer se propagaba por los montes de Cacabelos, avivado por el viento que dificultaba las labores de extinción, empezaba a media tarde a cobrar una dimensiones preocupantes y, con miembros de la brigada de Tabuyo movilizados en otro incendio en Zamora, obligaba a intervenir a la Brif Lanza desde Galicia, que movilizó sobre las cuatro de la tarde a dos helicópteros con 18 trabajadores forestales, también en el segundo fuego del día en el que intervenían tras sofocar otro en la provincia de Orense.


Las llamas habían comenzado a primera hora de la tarde en las inmediaciones de Villabuena y el viento las empujó montaña arriba en dirección hacia Quilós y Canedo, según confirmó el alcalde del municipio, Junior Rodríguez, que ayer sospechaba que la mano del hombre puede estar detrás del fuego.

 

Las descargas de agua desde los helicópteros y el trabajo de los profesionales de la extinción pie a tierra lograban sofocar el fuego en torno a las siete de la tarde, según confirmó el propio alcalde de Cacabelos, que se desplazó hasta el lugar del incendio, donde pudo ver también a personal de tierra de la Junta de Castilla y León y un camión autobomba.

 

EL PINAR DE QUILÓS, SALVADO

 

A última hora del día , el personal destacado se dedicaba a abrir cortafuegos en torno al perímetro del incendio en la ladera contraria al pinar de Quilós, que finalmente se salvó del fuego.

El viento complica un incendio en Cacabelos