jueves 1/10/20
Llamas de la Ribera

Guirrios y madamas danzan sin freno

Llamas de la Ribera volvió a llenarse para disfrutar de esta celebración, declarada de interés turístico. RAMIRO

Quien piense que hacer el guirrio es algo despectivo no ha disfrutado nunca del Antruejo de Llamas de la Ribera. La localidad del Alto Órbigo volvió a llenarse ayer para disfrutar de la celebración, declarada Fiesta de Interés Turístico Provincial desde el año 2002, en la que los personajes escenifican su papel dentro de una coreografía aprendida de padres a hijos durante años y años de historia como parte de un rito que se asienta en la cultura popular. La Asociación Guirrios y Madamas había otorgado el título de Guirrio Honorífico, en su decimoquinta edición, al periodista Fernando Ónega, hijo adoptivo de León, quien al final no pudo acudir por asuntos personales para recibir el reconocimiento más distinguido de esta cita carnavalera. Pese a la ausencia, la fiesta no decayó en su intensidad y demostró una vez más por qué está reconocida como una de las más destacadas en estas fechas.

Guirrios y madamas danzan sin freno