domingo 25/7/21

El fin del "Sacylismo"

-“No me extraña que os maltraten”-, oigo decir a un paciente desde el otro lado del pasillo de las urgencias del hospital de León a una compañera; ella responde con templanza y amabilidad a pesar del ataque recibido; que, como siempre, nada tiene que ver con su competencia; pero que aún así, se hace cargo del mismo. Compruebo que está todo solucionado y continúo con mi trabajo. Son las cuatro de la tarde y estoy triste y cansada; soy enfermera y acabo de opositar para conseguir una plaza fija en las oposiciones del Sacyl. A pesar de tener derecho al día completo del examen, nuestros gestores y compañeros no nos lo dan como tal y ahí estamos más de la mitad del turno de tarde a medio gas e intentando aguantar las siete horas de trabajo como mejor podamos, no hay suficientes personas para cubrir el turno…eso dicen. Yo intentando ser fija y a mi alrededor no hay más que injusticias y ataques…tal vez no merezca la pena y deba plantearme tirar la toalla o cambiar de profesión… Me llaman del box cuatro, voy a ver qué le pasa al paciente; ahí me recibe Juan, con una cálida sonrisa, está feliz porque ya no tiene dolor y puede irse a casa, me llama para despedirse y agradecer la atención. Gracias a él se despejan mis dudas, no me he equivocado, estoy en el lugar que me corresponde. No dejo de pensar en el examen, psicodélico diría yo, humillante y desprovisto de aquellas preguntas que premian al que sabe (cuántas veces escuché decir a mi padre: “si estudias apruebas”, ay…por una vez se equivocó), desprovisto de las preguntas que forman parte de nuestro marco de conocimientos: los cuidados, y por supuesto, mal hecho y mal corregido, fueron 130 minutos sumergida en una montaña rusa de confusión, en una especie de juego psicológico que consiguieron que fallara lo que llevo entrenando durante un año, este examen realmente ha podido conmigo. Escucho al resto de mis compañeros lo mal que les fue, pocos han conseguido aprobar; y, aquellos que lo han hecho, tienen toda mi admiración. La nota media es bajísima, lo que confirma que el examen está mal hecho, ¿o es que la enfermería es tonta?. A pesar de no haber conseguido mi objetivo, veo algo de luz en mi profesión querida debido al movimiento de protesta que se está llevando a cabo; y, desde aquí, pido a mis compañeros que el día 26 de mayo, voten en consecuencia por el fin del Sacylismo y de aquellos que lo alimentan.

El fin del "Sacylismo"
Comentarios