miércoles. 05.10.2022
undefined
Interior de una discoteca. DL

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha asegurado este martes que en Castilla y León se han registrado catorce denuncias por supuestos casos de sumisión química a través de pinchazos, aunque ha añadido que en ninguno de ellos han sido detectadas sustancias tóxicas en la sangre de las víctimas. Así lo ha expresado en declaraciones a los medios tras el minuto de silencio que ha tenido lugar frente a la sede de la Delegación contra la violencia machista, para recordar a la mujer presuntamente asesinada por su pareja, en un suceso vinculado con otras dos muertes violentas durante el pasado fin de semana en la capital vallisoletana.

La delegada ha considerado que "son bastantes las denuncias que se van acumulando", cuatro de ellas en dependencias de la Policía Nacional y diez en las de la Guardia Civil, aunque ha advertido que "son muchas más las actuaciones que se han venido realizando también de mujeres y hombres, cuatro, que creen que han podido ser pinchados". Casi una quincena de casos que han resultado negativos y que, ante las preguntas de la prensa, le han llevado a afirmar que prefiere "atender cien casos con resultado negativo a que pudiera haber uno positivo que no sea denunciado o puesto en conocimiento" de las autoridades.

Barcones ha mantenido una reunión con representantes de la administración autonómica - con la consejera de Familia e Igualdad, Isabel Blanco, a la cabeza - cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, Cruz Roja, los Colegios de Psicólogos y de Farmacéuticos de la Comunidad, a la que se ha sumado todo el sector privado del ocio, especialmente, de discotecas y organizadores de festivales. Un encuentro que tiene el doble objetivo de tratar de evitar "cualquier tipo de agresión, especialmente hacia las mujeres en el ámbito sexual" y que la ciudadanía y, sobre todo las mujeres, "se sientan seguras cuando están en una fiesta".

"No podemos eludir que en la sociedad, en estos momentos y especialmente por parte de las mujeres jóvenes, hay un miedo a la sumisión química, a que les introduzcan algo en la bebida o a los pinchazos, a las agresiones y el objetivo de todos los que estamos aquí es dar la mejor respuesta", ha afirmado. La política socialista ha apelado a que cualquier persona, especialmente mujeres jóvenes, que sientan que han podido ser víctimas de "un pinchazo" lo pongan en conocimiento de manera inmediata a la persona que tengan más cerca, a las fuerzas de seguridad o a los servicios de asistencia sanitaria.

Barcones también ha señalado que van a extrapolar algunas experiencias de grandes eventos, como el pasado festival del Sonorama, a las formas de actuación y ha remachado que van "hacer todo lo posible para que las mujeres estén y se sientan seguras". Por su parte, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco, ha remarcado la labor de coordinación entre las distintas administraciones y ha valorado la existencia de una serie de protocolos en el caso de agresiones sexuales en la Comunidad.

Respecto al último, vigente desde diciembre de 2021, la consejera ha insistido que "se pone en marcha desde el minuto 0 en el que se produce esa agresión" y ha destacado la necesidad de transmitirle a las mujeres que "la administración está ahí", también ante "un nuevo fenómeno que está suscitando una alarma social" como la sumisión química.

En este sentido, Blanco ha recordado la campaña de comunicación que el Ejecutivo autonómico publicó con motivo de las fiestas patronales de muchos de los pueblos de Castilla y León y ha incidido en el doble objetivo de "educar" en que este tipo de actuaciones son un delito y por otro, "prevenir y el proteger a esas personas que pudieran ser víctimas de esas agresiones y, sobre todo, saber dónde acudir".

"Tenemos que seguir trabajando sobre el tema, tenemos que seguir coordinándonos, pensando en esa prevención, en ese refuerzo de las medidas de seguridad para estos casos y eso es lo que estábamos trabajando", ha afirmado. La presidenta de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Ángeles Armisén, ha destacado que el mundo local "necesita pautas claras de seguridad, de autoprotección, dónde acudir, cómo ser atendido", así como para que "la población se sensibilice ante unas agresiones" que suelen ocurrir en grandes aglomeraciones.

Armisén también ha subrayado que la FRMP "es una colaboradora natural" de estas campañas de sensibilización, ya que van a transmitir los protocolos y las medidas de actuación a todos los municipios de la comunidad. 

14 denuncias en Castilla y León por pinchazos sin sustancias químicas
Comentarios