martes 20/10/20

Amilivia ‘abre el melón’ de la sostenibilidad en la sanidad pública

Invita a un «debate sosegado» sobre el destino del gasto público y financiación autonómica
El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia. R. GARCÍA

El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia, ha invitado a abrir un «debate sosegado» sobre el destino del gasto público y sobre la necesidad de conseguir una financiación autonómica en la que se ponderen las características de Castilla y León, como la dispersión, la extensión territorial y el envejecimiento, que «sin duda» encarecen la prestación de la Sanidad en la Comunidad. «Este debate estricto será el comienzo de otra serie de debates», ha considerado Amilivia que se ha mostrado convencido también de que la pandemia del coronavirus alterarán «de forma importante» el gasto sanitario y la situación y la evolución económico-financiera en Castilla y León, que van a quedar «claramente superadas», lo que ha llevado a esa invitación a ese «necesario» debate sobre la materia «con sosiego y consenso».

Deuda sanitaria

Este es uno de los principales llamamientos que ha realizado Amilivia con motivo de la presentación conjunta en la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes de los informes sobre la evolución de la deuda sanitaria no imputada a presupuesto en el periodo 2011-2015 y sobre el análisis de la situación económico-financiera y la ejecución del gasto en el periodo 2015-2018 desde la premisa de que la evolución del gasto sanitario es el componente más importante en el análisis de la ejecución general del gasto.

Mario Amilivia ha realizado una petición expresa a reflexionar sobre la importancia de preservar la sostenibilidad del sistema público sanitario en Castilla y León, en el primer caso, y en el segundo ha instado a la Administración a corregir el desequilibrio financiero a corto plazo y a ajustar los programas y subprogramas de gasto para que sea coherente con las modificaciones presupuestarias aprobadas. «No es una fotografía ni una radiografía me atrevería a decir que es una resonancia en la que se ven las interioridades de la Comunidad», ha asegurado Amilivia que ha explicado que la deuda sanitaria no imputada a presupuesto demuestra cada año que las dotaciones son «insuficientes» para hacer frente a todas las necesidades asistenciales de la Comunidad, a pesar de que la política de gasto de Sanidad —3.714 millones de euros en 2018-- representa el mayor peso— el 35 por ciento-- con un incremento del 3% en el periodo analizado.

«El presupuesto de la Gerencia Regional de Salud padece una insuficiencia estructural», ha advertido Amilivia que ha precisado que los 181 millones de deuda sanitaria no imputada a presupuesto en 2018 elevaría dos puntos, hasta un 37%, el peso del gasto sanitario sobre el total de obligaciones reconocidas.

Dicho esto, ha significado que los últimos datos disponibles del Ministerio de Sanidad correspondientes a 2018 sitúan a Castilla y León en el quinto lugar en el conjunto de las comunidades autónomas en gasto per cápita con 1.629 euros, superada por País Vaso y Navarra, «que disponen de un régimen hacendístico diferenciado», y «levemente» y «con un gasto casi idéntico» por Asturias y Extremadura.

En este sentido, ha explicado que las comunidades con mayor población y PIB tienen un gasto per cápita inferior, como Cataluña, y, especialmente, Madrid (1.289 euros). Andalucía, comunidad con mayor población, es la que tiene menor gasto per cápita (1.265 euros) por lo que Castilla y León supera en 168 euros la media de gasto por habitante.

Amilivia ‘abre el melón’ de la sostenibilidad en la sanidad pública