viernes 27/5/22
                      Efectivos de la Guardia Civil inspeccionan la vivienda del único detenido. NACHO GALLEGO
Efectivos de la Guardia Civil inspeccionan la vivienda del único detenido. NACHO GALLEGO

Un amplio dispositivo compuesto por agentes de la Guardia Civil, policía científica y judicial registraron ayer durante todo el día un chalé de Traspinedo (Valladolid) dentro de la investigación por la desaparición de Esther López de la Rosa, hace ya once días.

La investigación se ha visto relanzada después de que agentes de este cuerpo detuvieran el sábado por la noche a un sospechoso, un hombre de 40 años del entorno de conocidos de Esther, por su presunta relación con la desaparición, presumiblemente «forzosa», según las últimas hipótesis, de la mujer de 35 años a la que se le perdió la pista entre la noche del 12 de enero y la madrugada del día siguiente en Traspinedo. Así lo confirmaron ayer fuentes de la Subdelegación del Gobierno antes de aclarar que «todas las hipótesis y líneas de investigación continúan abiertas».

El registro de la vivienda unifamiliar se ha hecho con todo detenimiento. Está ubicada en una urbanización a aproximadamente un kilómetro del restaurante La Maña, en cuyas inmediaciones se vio por última vez a la desaparecida. El despliegue mantiene cortado un camino que discurre paralelo a la N-122.

La única pista

La última persona que la vio es un amigo que la dejó en un cruce cerca de su pueblo tras salir de un bar

La vecina de Traspinedo fue vista por última vez en algún momento entre la medianoche del día 12 y la madrugada del 13. Los testimonios, aunque con aparentes contradicciones de los últimos testigos que la vieron, sus amigos, apuntan a que uno de ellos la dejó en las inmediaciones del cruce de La Maña, al borde de la carretera de Soria. Tendría, según este mismo testimonio, intención de irse a Valladolid. Inicialmente se descartó que lo hiciera y su búsqueda se ha centrado en los últimos días en esa zona. Las pesquisas, en un principio, se han centrado en su entorno.

El teniente coronel Peña de la Guardia Civil precisó que ahora mismo el Equipo Central de Inspecciones Oculares de la Guardia Civil (ECIO) trabaja en la zona, lo que indica que la inspección se va a hacer de una manera «muy técnica, minuciosa y detallada», y que podría durar varios días. «Estamos esperando poder encontrar algún indicio que nos lleve a resolver este caso».

Peña dijo que de forma paralela se ha incorporado un dron para acceder a zonas donde es más complicado entrar a pie y también a buceadores.

La inspección del chalet del detenido en busca de pruebas la hace una unidad especial, el Equipo Central de Investigaciones Oculares (Ecio). Además, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil se ha incorporado a la investigación en las últimas horas y ha tomado las riendas en la búsqueda de Esther López.

Esther desapareció en el cruce de Traspinedo (una localidad de 1.100 habitantes) con la carretera de Soria, donde un amigo declaró que la dejó en la noche del día 12 tras haber estado en un bar viendo por televisión el partido de la Supercopa de España de fútbol entre el FC Barcelona y el Real Madrid.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, pidió ayer «empatía» con la familia y no añadir «más incertidumbre y más dolor» con informaciones «impropias» y, sobre todo, confiar en la investigación.

«La Guardia Civil está explorando todas las líneas de investigación que tiene sobre la desaparición de Esther López de la Rosa, todas las hipótesis continúan abiertas y seguimos con su búsqueda con todos los medios disponibles», subrayó.

Esther López mide 1,65 y tiene el pelo largo y castaño, los ojos marrones y en el momento de su desaparición vestía un pantalón vaquero negro y una cazadora, según el cartel difundido por la Asociación SOSDesaparecidos.

El detenido por la desaparición de Esther es un hombre de su círculo
Comentarios