lunes 1/3/21

Las fábricas de Valladolid y Palencia evitan el ajuste de Renault

La firma aprovechará la competitividad de las plantas pero prevé recortar 3.000 millones
Un operario en una de las plantas que Renault tiene en Castilla y León. JULIO MUÑOZ

Todas las miradas de las fábricas con las que cuenta Renault en España (en Palencia, Valladolid y Sevilla) estaban este jueves pendientes de la presentación del plan estratégico de la firma para los próximos años. Finalmente respiraron aliviados. Aunque de forma muy escueta, la corporación quiere aprovechar la competitividad de sus plantas en España, junto a las de Marruecos, Rumanía y Turquía, para potenciar su crecimiento mundial en Latinoamérica, India y Corea, sus nuevos objetivos comerciales.

Con esta referencia a España, Renault ofrece un bálsamo a los más de 11.000 trabajadores y proveedores de las cuatro fábricas nacionales ante el complejo panorama en el que se encuentra ahora tanto la compañía como el sector de la automoción. El consejero delegado, Luca de Meo, indicó este jueves en una rueda de prensa que «este plan en principio es bueno para España, pero dependerá de su competitividad» y «de la competitividad que sean capaces de negociar en el país». La dirección de la marca en España y los sindicatos mantienen una negociación para renovar el convenio colectivo.

También se ha referido a José Vicente de los Mozos, vicepresidente ejecutivo de Producción y Logística del grupo Renault, señalando que están buscando junto a él cómo aumentar la competitividad y buscar ideas para dar producción a las plantas que no están totalmente llenas y donde hay potencial.

Según de Meo, la estrategia da «mucha esperanza» a muchos empleados de Renault, ya que la firma tiene una dirección clara, centrada en el valor y abrirá la mente para el futuro. «El futuro de la automoción será diferente, probablemente mejor si nos anticipamos», ha sentenciado.

El ejecutivo italiano evitó desvelar dónde se realizarán esos recortes. Y pidió paciencia para aclarar qué centros se verán más afectados «por respeto a nuestros grupos de interés y especialmente a nuestros trabajadores».

El grupo ya avanzó su intención de recortar su plantilla en más de 14.000 personas, para afrontar un recorte de 2.000 millones anuales en 2022.

Pero con el nuevo plan estratégico, esas cifras de ajuste se han incrementado. Renault pretende reducir sus costes fijos en 2.500 millones de euros hasta 2023, mientras que para 2025 espera que se hayan reducido en hasta 3.000 millones, cifra superior a la anunciada el pasado mes de mayo, cuando dijo que el fabricante disminuiría sus gastos en 2.150 millones hasta al menos el 2023.

Bajada de costes variables

Además, el grupo galo también pretende bajar sus costes variables y se marca el objetivo de mejorar en 600 euros el coste por vehículo hasta 2023, ya que su intención es «imponer una estricta disciplina de costes» y centrarse en la creación de valor y no en la carrera por el volumen.

Así, Renault espera reducir su capacidad industrial y pasar de producir 4 millones de unidades en 2019 a unas 3,1 millones de unidades en 2025, 200.000 unidades menos que las anunciadas ya en mayo.

Para conseguirlo, Renault se centrará en varias medidas, como la racionalización de las plataformas de sus modelos y de motores, pasando de seis a tres bases, con el 80% de los volúmenes del grupo creados en tres plataformas de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, y de ocho a cuatro familias de propulsores.

Por marcas, Renault encarnará la modernidad y la innovación dentro y fuera de la industria automovilística, en los servicios energéticos, tecnológicos y de movilidad, por ejemplo. La firma aumentará su ‘mix’ de segmentos a través de una ofensiva en el segmento C y fortalecerá su posición en Europa.

Dacia y Lada continuarán proponiendo productos asequibles. Alpine reunirá los modelos Alpine, Renault Sport Car y Renault Sport Racing.Y Mobilize será una nueva entidad con el objetivo de desarrollar nuevas fuentes de beneficio provenientes de los servicios de datos de la movilidad y de la energía.

Las fábricas de Valladolid y Palencia evitan el ajuste de Renault
Comentarios