martes. 16.08.2022

Los fuegos obligan a poner en alerta a toda una provincia por primera vez

Nueve incendios a la vez queman la Sierra de Francia, en Salamanca, una zona de alto valor
                      La Guardia Civil acompaña a vecinos evacuados de Monsagro. J.M.GARCÍA
La Guardia Civil acompaña a vecinos evacuados de Monsagro. J.M.GARCÍA

La Junta de Castilla y León declaró ayer el Nivel 2 gravedad en la provincia de Salamanca por acumulación de incendios forestales. La tormenta seca, los rayos y vientos nocturnos cambiantes provocaron focos en Monsagro, Candelario, Puerto Seguro, Miranda del Castañar, Saelices el Chico, Garcibuey, San Felices de los Gallegos y Sobradillo. Los incendios de Monsagro, Candelario, Puerto Seguro, Miranda del Castañar y Saelices continuaban al cierre de esta edición activos.

Medios del operativo de lucha contra incendios forestales de la Junta de Castilla y León (Infocal) trabajan en las labores de extinción, a los que se sumaron efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) y de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Madrid.

El fuerte viento nocturno dificultó los trabajos del operativo en el foco activo de Candelario, que en las últimas horas avanzó hacia una zona de pinares. Preocupante era también el incendio de Monsagro, que entró a Castilla y León desde El Ladrillar (Cáceres) y avanza desde entonces por una zona cuya orografía podría complicar las labores de extinción. Ha quemado ya más de mil hectáreas de gran valor.

Además de numerosos medios terrestres, actúan nueve helicópteros, tres Brif, un avión de coordinación, dos aviones de carga en tierra, un hidroavión, el helicóptero de coordinación Hotel y dos secciones de la UME con 80 militares, 12 autobombas, dos nodrizas, un bulldozer y un helicóptero súper puma bombardero.

El incendio de Monsagro, en la Sierra de Francia, obligó a desalojar a 400 vecinos, que fueron alojados en casas de sus familiaresy en pabellones preparados para asistiles.

«Es desolador ver las calles vacías», contó el teniente de alcalde del municipio, Juan Rodríguez, después de que los vecinos tuvieran que cerrar sus casas por las proximidad de las llamas.

Tres miembros del operativo que lucha contra el incendio resultaron ayer heridos durante las labores de extinción, dos de ellos afectados por el humo y un tercer agente medioambiental por un golpe de calor.

Según la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León, el estado de los tres trabajadores «es bueno», aunque fueron trasladados a un centro de salud para una atención médica en profundidad.

El viento también complicó las labores de extinción del incendio forestal en la comarca cacereña de Las Hurdes, lo que hizo que se planteara la evacuación de Nuñomoral y su alquería de Rubiaco. Así lo indicó el coordinador regional del Plan Infoex, Víctor Pérez, en Vegas de Coria (Cáceres), donde está el puesto de mando. Hasta las tres de la madrugada del lunes se pudo consolidar el perímetro, pero después hubo cambios de viento, lo que descontroló el fuego.

Los fuegos obligan a poner en alerta a toda una provincia por primera vez
Comentarios